Después de las fiestas, desintoxica tu cuerpo

Compartir
Incluye en tu dieta detox los zumos naturales hechos con vegetales y frutas verdes.

Una dieta equilibrada, los zumos naturales y los ejercicios, ayudan a desintoxicar el cuerpo luego de los excesos

Las festividades navideñas han concluido y, con ellas, deben hacerlo los desarreglos propios de la temporada.

Enero es un mes cargado de propósitos entre los que figuran las dietas adelgazantes, lo que no implica comer menos, sino mejor.
Erróneamente algunos piensan que saltando comidas adelgazarán más rápido. Esa mala práctica sólo consigue ralentizar el metabolismo.

Debemos alimentarnos de manera equilibrada evitando la carencia de nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo.

Para los que se pasaron las fiestas navideñas comiendo y bebiendo, y ahora batallan con la inflamación y las libritas de más, la nutricionista y coach de salud holística, Dominique Barkhausen, ofrece algunos consejos que nos ayudarán a desintoxicarnos y retomar los hábitos alimenticios sanos. “Es normal que luego de una época de fiestas donde hay muchas cenas y otras actividades, te sientas inflamado o tengas unas libritas de más”, expresa Barkhausen.

Más que una dieta, lo que debemos procurar es una alimentación y hábitos saludables durante todo el año. Sólo así obtendremos el peso deseado, comenta la especialista. “La cantidad de alimentos a consumir dependerá del gasto calórico individual”, señala.

De acuerdo a Barkhausen, el carbohidrato es asociado al sobrepeso y, por esa razón, muchos piensan de inmediato eliminarlo al iniciar un régimen. “No debemos excluir ningún grupo de alimento de nuestra dieta diaria, todos son necesarios pero en cantidades limitadas”.

Según la nutricionista, debemos comer un tipo de carbohidrato en cada comida (pan, pasta, arroz, papas, legumbres); dos raciones de verduras (una en la comida y otra en la cena) y tres frutas, una entre las comidas (desayuno, almuerzo y cena).

La variedad de alimentos es lo que nos asegura la ingesta necesaria de minerales, vitaminas y nutrientes.

Por otro lado, los endocrinólogos aconsejan no saltarse ninguna de las comidas principales porque con ello se retrasa el propósito de recuperar nuestro peso o mantenerlo. Se aconsejan tres comidas y dos meriendas al día para lograr mantener el metabolismo activo y quemar calorías de manera constante.

Ahora bien, si necesitamos romper de golpe con los excesos y ver resultados a corto plazo sin caer en desnutrición o las famosas dietas “yo-yo”, los expertos en nutrición sugieren darle prioridad a los frutos del mar (pescados y mariscos), evitar la carne roja y reducir lo más que se pueda los lácteos grasos y sus derivados.

En el renglón de frutas, es más adecuado elegir las de agua y evitar las pulposas; un no rotundo a las frituras, salsas, embutidos, pastelones, rellenos y ahumados. Esta variedad de alimentos, aparte de ser altos en sodio, nos retienen líquido en el cuerpo y suelen ser altos en contenido calórico.

Horario de comida

La hora en que se ingieran los alimentos cuenta, y mucho. No es lo mismo comernos un pan a la hora de desayunar que a la hora de cenar. Hay que ir reduciendo las calorías (no así la ingesta de alimentos) a medida que avanza el día.

Recordemos la frase: “Desayunar como un rey, almorzar como un príncipe y cenar como un mendigo”.

La mejor manera de desintoxicarnos luego de tantos desarreglos es recurrir a los zumos verdes, en su mayoría compuestos de apio, pepino, albahaca, menta, manzanas verdes, kiwi… Igualmente se sugiere tomarlos en la mañana y luego de ejercitarnos.

Barkhausen aconseja lo siguiente:
• Trazarse una meta para eliminar esas
comidas procesadas mínimo en 30 días (galletas, azúcar, panes, pastas, embutidos, hasta los lácteos)
• Consumir mínimo tres tazas de vegetales al día
• Reducir o eliminar consumo de alcohol
• Hacer un desayuno balanceado; así tendremos menos hambre el resto del día
• Cocinar los alimentos sin aceites
refinados, quizás al vapor o a la plancha
• Introducir sopas o cremas en tus cenas para sentirte lleno pero a la vez ligero
• Hacer ejercicio mínimo 3-4 veces por semana
• Tomar un jugo verde todas las mañanas con muchas verduras
• Dormir y/o descansar, entre siete a ocho horas al día.
• Hidratarse bien. Tomar mucha agua y/o té y nada de refrescos ni jugos procesados.

Si realmente estás dispuesto a sentirte mejor, al hacer esto en poco tiempo te sentirás mucho mejor y con más energía. Desinflamado, ligero y de buen ánimo.

“Recuerda que todo es un balance. Una dieta equilibrada adaptada a nuestras necesidades es sumamente importante a largo plazo”, subraya la nutricionista.

Mantener el cuerpo en movimiento

El ejercicio o la práctica de algún deporte diario es el complemento ideal para un régimen alimenticio saludable.

“La intensidad del ejercicio cuenta más que el tiempo que nos ejercitamos. La mayoría de las disciplinas modernas como el crossFit, se caracterizan por un sistema de entrenamiento de fuerza y acondicionamiento basado en ejercicios funcionales variados en ciclos cortos a una alta intensidad”, expresa.

Entrenar el cuerpo para proporcionarle flexibilidad, potencia, equilibrio, resistencia y fuerza, más una alimentación balanceada, los siete días de la semana, es la mejor manera para mantenernos saludables.

Dominique Barkhausen, nutricionista y coach de salud holística.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir