Manny Cruz y el concierto de la dominicanidad

Santo Domingo, como tú no hay dos... (Foto: Alfonso Quiñones)

Manny Cruz acaba de demostrar en el Teatro La Fiesta en la noche de este viernes 11 de febrero que es de verdad lo que veníamos sabiendo, un artistazo.

Su buen gusto para componer merengues y bachatas, es directamente proporcional con la desbordada capacidad para demostrar en escena que acaba de subir un gran peldaño en su carrera artística.

Si se midiera en un eternoretornógrafo o lo que es lo mismo, un electrocardiograma veríamos nítidamente varios grandes picos. Pero el más alto de todos fue cuando tuvimos la oportunidad de, muy conmovidos de escuchar y ver en un video inédito a Johnny Ventura, El Caballo Mayor, recomendándonos a Manny. Después hubo una ovación como de Plaza de las Banderas, que es donde se reúnen los dominicanos cuando la patria está en peligro.

Manny Cruz y su esposa, un momento emotivo (Foto: Alfonso Quiñones)

Este 12 de febrero Manny lo habrá de recordar por el resto de su vida. Si bien contó con una orquesta de 12 músicos, un grupo de baile de 8 componentes y su voz e invitados, no se puede dejar de lado que fueron 26 los temas que cantó.

El primer invitado fue Eddy Herrera en la cuarta canción en fila. Luego, el séptimo tema fue junto a Danny Yanes, aquel joven que descubrió en Plaza España, cantante callejero y compositor. Nueve canciones después llegó el colombiano Esteban Nieto, seguido del momento con el duo que grabara con Johnny Ventura, en Qué rico es el merengue, lo que conmovió a Jandy que no lo esperaba, y con lágrimas salió cantando La Agarradera; y ya en las postrimerías en los puestos 22 y 23, Ilegales.

Un repaso por canciones propias y ajenas con una banda maravillosa, vestuario, diseños de pantalla envidiables, una paleta de colores casi siempre crudos, mucho movimiento, iluminación, mezclando escenografía real con imágenes en pantalla, y así agrandando el escenario, y otra vez, creatividad, mucha creatividad: eso fue "Dominicano de corazón".

El lenguaje visual fue muy agradable no solo a los mayores, sino a los chicos de los cuales había varios en el Teatro La Fiesta. Y eso se debe a Albertico Zayas, el ensamblador de los músculos del espectáculo, ya un experimentado productor artístico, con un excelente sentido de los momentos pico, con capacidad de exprimidor de los mismos, pues ya conoce las entrañas del show en lo más profundo y sabe cuándo tiene que convertirse en mago y pegar a las nubes el espectáculo que está en escena, o dejarlo respirar.

El espectáculo sigue este sábado y el domingo.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.