PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO
Ray Liotta en Hannibal: una escena groseramente memorable
Ray Liotta en Hannibal: una escena groseramente memorable
La participación de Ray Liotta en Hannibal es quizá la más memorable de su carrera. Fundamentalmente por la escena «devoradora de cerebros», la muy publicitada (pero también muy criticada) secuela de Ridley Scott de 2001 de El silencio de los corderos. En ella participaron Julianne Moore como la agente del FBI Clarice Starling. Allí se encontraba sentada en la mesa de Hannibal Lecter (Anthony Hopkins) y, junto a ellos, el misógino Paul Krendler (Ray Liotta), su próxima víctima. Drogada y recuperándose de una herida de bala reciente, Clarice observa impotente cómo Lecter le sirve a Paul su propio cerebro mientras todavía está vivo. Lee también:  Cuando la película se estrenó hace 20 años, la escena de Ray Liotta en Hannibal cautivó y repulsó al público en igual medida, tal como lo hizo en la novela original de Thomas Harris de 1999.
A propósito del lamentable fallecimiento de Liotta este jueves en República Dominicana, ofrecemos una deliciosa inmersión en cómo los cineastas lograron esta espantosa secuencia. Una combinación casi perfecta de tres efectos visuales diferentes que ha envejecido mucho mejor que la película en la que apareció. En su momento, tanto el público como los críticos, argumentaron que la escena de Ray Liotta en Hannibal fue exagerada. No obstante, hoy por hoy, es por lo que la película es recordada, además de la sustitución de Jodie Foster por Julianne Moore en el papel de Clarice.

La historia detrás de la escena de Ray Liotta en Hannibal

Detrás de esta escena hay toda una historia…
Se dice que el director Ridley Scott la incluyó intencionalmente como una especie de «reto» en contra de Thomas Harris, creador del personaje de Hannibal, y del afamado productor Dino De Laurentis, quien se negó a escribir una secuela después del poco éxito de Dragón Rojo (Manhunter). Una decisión de la que se arrepentiría por siempre tras el éxito logrado por El silencio de los corderos. Cuenta la leyenda que Thomas Harris le propuso a Ridley Scott: «Intenta adaptar esto» (la escena de Ray Liotta en Hannibal y el devorador de cerebros). Un desafío para el que Scott y sus expertos en efectos visuales y maquillaje fueron más que un juego. Scott se hizo de un equipo encabezado por el diseñador de efectos especiales de maquillaje Keith Vanderlaan y el artista principal de efectos de maquillaje Greg Cannom. El esfuerzo de los equipos de efectos dio sus frutos. Tanto que la recordamos hoy.

Posted in A & E, Destacado, GenteEtiquetas
agency orquidea

Más contenido por Andrés Tovar