Cuatro décadas de sida: del pánico al peligro del olvido

Compartir
El VIH se puede diagnosticar mediante pruebas que pueden proporcionar resultados el mismo día.
Al día de hoy, el VIH/Sida arrastra más de 32 millones de muertos.
En 2019, un total de 1,7 millones de personas contrajeron el virus

El VIH sigue entre nosotros. Es un problema no resuelto y una epidemia cruel, que conlleva soledad y estigma. Por eso, y con ocasión del Día Mundial del Sida, que se celebra todos los años el 1 de Diciembre, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre VIH/SIDA (Onusida) recordó que sólo en 2019, 1,7 millones de personas contrajeron el virus en todo el mundo y 690,000 murieron por enfermedades relacionadas. Los datos constatados han empujado a las principales organizaciones y sociedades médicas a animar a toda la población, con especial hincapié hacia las mujeres, a hacerse la prueba y también a reclamar al personal sanitario una mayor implicación

Hay que tener en cuenta que el VIH es un virus de contagio lento y el retraso en el diagnóstico implica también mayor mortalidad, peor calidad de vida para el paciente y un mayor coste sanitario.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) ataca el sistema inmunitario y debilita la defensa contra muchas infecciones y contra determinados tipos de cáncer. A medida que el virus destruye las células inmunitarias e impide el normal funcionamiento de la inmunidad, la persona infectada va cayendo gradualmente en una situación de inmunodeficiencia. La función inmunitaria se suele medir mediante el recuento de linfocitos CD4.

Asimismo, la organización destaca que la fase más avanzada de la infección por el VIH es el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida), que en función de la persona puede tardar muchos años en manifestarse si no se trata. Las personas con sida pueden contraer ciertos tipos de cáncer e infecciones o presentar otras manifestaciones clínicas crónicas de gravedad.

Los síntomas de la infección por el VIH difieren según la etapa de que se trate. Aunque el máximo de infectividad se tiende a alcanzar en los primeros meses, muchos infectados ignoran que son portadores hasta fases más avanzadas.
Transmisión

El VIH se transmite a través del intercambio de determinados líquidos corporales de la persona infectada, como la sangre, la leche materna, el semen o las secreciones vaginales.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir