El aborto es tema médico y jurídico

Compartir

II
Introducción

He aquí de nuevo el tema de la defensa de la vida que es llamado, normalmente, el tema del aborto. Acentuamos aspecto científico, médico, jurídico, que es la base para los demás aspectos, incluido el aspecto religioso. Hoy tocamos el tema jurídico.

3- hablan dos juristas
a) Dr. Pelegrín Castillo
“… La lucha por hacer valer la Constitución no es solo para limitar el poder presidencial en términos temporales: es también para proteger la vida desde la concepción; la familia y el matrimonio; la identidad cristiana y la libertad religiosa; la soberanía y la autodeterminación... Todos los que buscan despenalizar aborto, saben que hace años rigen protocolos de emergencias obstétricas: aplican en casos en que ambas vidas están en riesgo y se configura un estado de necesidad. Médicos deben procurar salvar las dos vidas y si interrumpen embarazo están jurídicamente protegidos. Todos los que buscan despenalizar el aborto, saben que en caso de embarazo por violación la salida menos traumática y la más humana es permitir el nacimiento...y entregar la criatura en adopción, si es que la madre y la familia no desean criarlo. No olvidemos que el aborto no elimina la violación y la culpa.

Los que procuran despenalización del aborto, saben también que la “malformación incompatible con la vida”, es mejor tratarla dejando que el proceso natural se consume. El aborto es un riesgo innecesario para la madre y los diagnósticos pueden fallar. Además, es moralmente inaceptable aplicar enfoque eugenésico, que se puede saber como comienza, pero no como termina... Los que quieran cambiar el artículo 37 de Constitución de la República, que protege vida desde la concepción, deben proponer reforma constitucional, que debe ser previamente autorizada por referéndum. En una materia tan sensible no es buena cosa querer que lo decida el Tribunal Constitucional. Las actas de asamblea revisora están ahí... Sometan un referéndum, es la única manera de modificar la Constitución, por tratarse de un derecho fundamental, pero deben saber que no pasará.

No deben seguir desinformando y manipulando: mortalidad materna no tiene nada que ver con la penalización del aborto. Sí tiene mucho que ver con las deficiencias de los servicios sanitarios y de las emergencias.

Dejando aparte los tontos útiles, los que quieren la despenalización y mueven los hilos de esos reclamos son los que se lucran con esa industria criminal de escala planetaria. La historia es muy conocida: es constante que después de despenalizar el aborto en las famosas tres cáusales, se pasa a la fase de siguiente: que el aborto sea considerado “un derecho”, que se puede llegar a ejercer hasta días antes del parto natural. Es la siniestra cultura de la muerte. Todos los años se sacrifican más de 50 millones de criaturas. ¡Un verdadero holocausto, un ejercicio de inhumanidad...! y después no quieren que haya violencia en el mundo!...

En la gran mayoría de los casos, cuando la madre embarazada está desesperada y presionada a abortar, si recibe apoyo de la familia, instituciones sociales y el Estado, desiste de hacerlo. La política del Estado, por tanto, no debe ser legalizar, sino prevenir y proteger; es mejor opción y más responsable. La única diferencia entre ustedes que leen estas reflexiones, yo que las formulo, y esas criaturas que algunos llaman fetos o productos, es que a nosotros nuestros padres nos dejaron vivir. Todo lo que ustedes o yo somos hoy, ya estaba ahí en nuestros códigos genéticos únicos e irrepetibles.

La vida y sus procesos nunca será fácil, está cargada de pruebas y disyuntivas, pero después del aborto no hay alternativa, no hay esperanza, y en muchos casos, sí habrá mucho dolor y una culpa interminable. La adopción en cambio es la opción más humana y más responsable. Nadie dice que es fácil, pero en situaciones límites muy pocas veces lo fácil es lo correcto.

El aborto es decisión definitiva, irreversible, en la mayoría de los casos deja traumas y sentimientos de culpa que se prolongan toda la vida. Mientras que dejar vivir a una criatura inocente no agravará el trauma de la violación, en todo caso la acción punitiva debe ser contra violador. Los romanos lanzaban a los malformados desde la roca Tarpeya: en cierta forma estamos en regresión dentro de tanto falso progresismo.

Cuando propusimos castración química voluntaria y alternativa a la pena de reclusión los progres criollos se opusieron radicalmente, ni siquiera aceptaron registro de violadores, aunque por mi fe tengo convicciones fuertes, este tema lo trato como asunto de Estado y a partir de los principios jurídicos que aprendí desde joven. Se trata de una variable que impactaría la demografía que es vital para la supervivencia de la nación.

Algunos quisieran que este sea tema exclusivo de facultativos de la salud: a esos les digo que crecí rodeado de médicos, psiquiatras y psicólogos muy buenos, en mi familia, en el partido y en los movimientos providas... Otros quisieran que sea asunto exclusivo de mujeres porque “los hombres no se embarazan ni paren”. Se olvidan, en su modelo alienante, que es un tema medularmente humano, bioético, pero a la vez es un tema de Estado, estratégico.

Tengo 25 años trabajando esa agenda: soy político y legislador provida. He trabajado con muy buenos equipos interdisciplinarios, aquí y fuera, por demás, los dominicanos particularmente, debemos tener bien presente que la integridad demográfica de los estados es tan importante como su integridad territorial. De sobra conozco que se esconde tras esa visión neoimperialista, y porque quieren desconocer la Constitución de la República, en este y en otros aspectos fundamentales… Además, como explicará el Presidente Tabaré Vázquez de Uruguay, una sociedad será más justa y solidaria en la medida en que defiende y promueve los derechos de sus seres humanos más vulnerables. Que no olviden todos los que hoy abogan por el aborto, que si están vivos es porque los dejaron vivir”.

b) Dr. Pedro Domínguez Brito
“La inviolabilidad de la vida. En consecuencia no podrá establecerse, pronunciarse ni aplicarse en ningún caso la pena de muerte, ni las torturas, ni ninguna otra pena o procedimiento vejatorio o que implique la pérdida o la disminución de la integridad física o de la salud del individuo”.

El aborto es “pena de muerte”, que se inflige al no nacido y, al mismo tiempo, es “tortura”, ya que en el aborto el feto es sometido a una verdadera tortura, ya que se sabe que tiene intolerables sufrimientos. Ambos hechos van directamente, en contra de la Constitución.

Hay tres acuerdos internacionales, obligantes como la Constitución, de los cuales la República Dominicana es signataria y en los que se consagra el mismo principio constitucional: la inviolabilidad de la vida. Estos son:

La Declaración Americana de los derechos y deberes del hombre, Bogotá, 1948;

La Declaración Universal de los derechos del hombre, Naciones Unidas, 1948; y la Convención Americana sobre derechos humanos, San José de Costa Rica, 1969”.

Conclusión

CERTIFICO que estos textos han sido transcritos literalmente.

DOY FE, en Santiago de los Caballeros, a los nueve (9) días del mes de septiembre del año del Señor 2020.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir