“En determinados momentos la danza ha sido mi desahogo”

Compartir
Katia Jocabel recuerda que “siempre desde muy pequeña tuve esa afinidad por el baile”.

Katia Jocabel es una profesional con una amplia trayectoria, que ha sabido llevar su arte a importantes escenarios dentro y fuera del país. Y es que durante su carrera, la artista ha participado en importantes festivales de danza, como el “American Dance Festival” en los Estados Unidos; el Taller de Danza en Construcción” en Cuba; en el “XIV Festival Internacional de Danza Contemporánea” en Nicaragua, entre otros países, en los cuales ha puesto en alto el nombre de la República Dominicana.

Actualmente, Katia Jocabel se encuentra inmersa en su proyecto personal “Huellas Danzantes”, enfocado a niños, niñas y jóvenes que les gusta la danza y tienen condiciones para ella, así como a los pequeños con alguna condición física o de salud que por medio a la danza se les puede ayudar, tanto en el plano emocional como físico.

¿Cómo se define a sí misma Katia Jocabel?
¡Wao! Me defino como una persona trabajadora y perseverante, muy preocupada cuando no puedo cumplir a tiempo con algo, amorosa, amable...

¿Alguna influencia que le llevara hacia el mundo del arte?
No, siempre desde muy pequeña tuve esa afinidad por el baile, es tanto así que veía en televisión alguna bailarina y le decía a mi mamá que quería ser eso. Recuerdo que lloraba cuando se le pasaba la audición a mi madre y no me llevaba.

¿Dónde realizó sus estudios y qué recuerdos guarda de esa época?
Empecé en un proyecto de cultura en el Liceo Panamericano con la maestra Miriam Bello, de ahí pasé a la Escuela Nacional de Danza donde me gradué. Soy de la primera generación de graduando que salió de esa escuela. Son muchos recuerdos hermosos, uno de ellos es la cara de felicidad que teníamos mis compañeras y yo cuando nos graduamos.

¿Qué emociones provoca en usted el baile, la coreografía…?
Me provocan muchas emociones. En determinados momentos la danza ha sido mi desahogo en muchas cosas que no puedo especificar cuales, porque el momento es que lo dice.

¿Qué le ha llenado más: el baile, la coreografía o la enseñanza?
Si digo que me llena una de las tres, estoy hablando mentira. Cada una de ellas en determinado momento me ha llenado en mi vida profesional y también en lo personal. Actualmente me identifico más con la coreografía y la enseñanza.

¿Cuáles beneficios aporta el ballet?
Aparte de que es un arte hermoso, ayuda al desarrollo de la psicomotricidad, a la agilidad y coordinación de los movimientos, favorece la concentración y enseña el valor de la disciplina. También, contribuye a corregir malas posturas, a ganar elasticidad: colabora en el desarrollo muscular y la forma de la columna. Permite mejorar el equilibrio, los reflejos, la agilidad de movimientos y aumenta la resistencia física, entre otros.

¿Qué tendría que cambiar o no en la forma de gestionar la danza en RD?
Que la danza llegue a más lugares de la República Dominicana. Hay mucho talento que se pierde en nuestro país, ya sea por los recursos o porque no tienen conocimiento de la misma.

¿Qué trabajo le ha marcado más profesional y emocionalmente?
La enseñanza. Ser maestra porque me ha tocado ser amiga, psicóloga, madre... Me ha marcado mucho cuando un niño o niña se me acerca con un problema y me cuenta su historia que no es para nada bonita. Uno piensa que solo la ves en las noticias, entonces uno se topa de frente con esa realidad. Eso me motiva a ser una mejor profesional y emocionalmente ser más sensible, más empática.

¿Cuáles problemas son frecuentes en la práctica de esta profesión?
En la parte de bailarina y coreógrafa es que hay personas que piensan que esto es un hobby y no, esto es una profesión como cualquier otra. En la parte de profesora es cuando me topo con alumnas menores de edad embarazadas.

¿Cuáles son las perspectivas en la danza para las futuras generaciones?
Todo va a depender primero de la perseverancia y la entrega del profesional de la danza, y lo segundo es que las viejas generaciones les den paso a las futuras generaciones.

¿Un buen profesor de ballet, que cualidades debe tener?
Debe ser profesional, ser fuente de inspiración, exigente, mostrar respeto, ser una persona positiva que aliente a los estudiantes a ser mejores cada día.

¿Cuál ha sido el mayor logro durante su trayectoria profesional?
Mi mayor logro ha sido representar mi país internacionalmente y ver a un profesional de la danza al que le di clases destacarse en ella.

¿Que le preocupa como bailarina, coreógrafa y profesora?
Me preocupa no hacer un buen trabajo, a no dejar huellas...

Después de una trayectoria fructífera ¿Qué le queda pendiente?
Me queda pendiente crear mi propia fundación, a través de la cual pueda ayudar de una manera más directa a nuestra juventud con relación al arte.

¿Qué opina del relevo generacional?
El relevo está muy preparado, pues ya tenemos una buena población de profesionales en la danza licenciados, con maestrías y hasta con doctorados realizados en el extranjero. Solo hay que darles la oportunidad.

¿Cómo fue su experiencia en los festivales de danza en los que ha participado en los Estados Unidos, Cuba, Nicaragua, entre otros países?
La experiencia ha sido muy fructífera y gratificante. Ir a todos esos lugares y ver que estamos súper preparados, demostrar que la República Dominicana tiene artistas que podemos ir a cualquier festival y quedamos bien, a parte del aprendizaje que uno trae de todas esas culturas, de la gente que conoce. Además, tener la oportunidad de intercambiar información de cada lugar que hemos podido visitar, eso es verdaderamente extraordinario.

Satisfacción
Mi mayor logro ha sido representar mi país internacionalmente y ver a un profesional de la danza al que le di clases destacarse en ella”.

Anhelo
Que la danza llegue a más lugares de la República Dominicana. En nuestro país hay mucho talento que se pierde, ya sea por los recursos o porque no tienen conocimiento de ello”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir