“En el país hay muchas carencias para el teatro”

Compartir
Dionis Rufino estudió Dirección Teatral en el Instituto de Cultura de Kiev, Unión Soviética.

De niño, Dionis Rufino siempre tuvo inclinación por las artes, pero es de adolescente que fue adquiriendo más carácter, sobre todo por el arte de la representación, lo que le ha llevado a representar el país en importantes eventos de pedagogía teatral como el Encuentro Internacional de Teatro de América Latina, el Caribe y Ecuador. Considera el arte como la expresión máxima y sincera con que el hombre manifiesta sus sentimientos, sus emociones. “No creo que exista una manifestación humana que de tanta satisfacción”. Rufino, también ha incursionado en el cine, participando en varias películas, como “La hija natural”, dirigida por Leticia Tonos; y “La oscura verdad”, firmada en el país al lado de estrellas del cine de Hollywood como Andy García y Forest Whitaker.

¿Cuándo te inicias en el arte?
Me inicié en el mundo del arte a muy temprana edad, sobre todo en el campo del teatro. A los 17 años ingresé a la Escuela de Bellas Artes, 85-86, aunque no concluí el técnico. En 1987 participé del proyecto independiente “Taller de Jóvenes Actores” de Nuevo Teatro, que dirigía Rafael Villalona, que en ese momento influía mucho en el país a nivel cultural. Luego, tuve la experiencia de participar con grandes actores y actrices dominicanos como Delta Soto, María Castillo, Félix Germán, Víctor Checo, Miguel Bucareli, Ángel Hache, fallecido, entre otros. En 1996 solicité una beca para ir a estudiar en la Unión Soviética, donde realicé los estudios de Dirección Teatral en el Instituto de Cultura en la ciudad de Kiev, donde también hice una maestría en Historia del Arte. Allí recibí el título de Director Teatral, Máster de Puesta en Escena e Historia del Arte.

Fundaste el grupo de teatro L4 CU4RT4. ¿Cómo surgió el proyecto?
Surgió cuando regresé al país, luego de mi formación en la Unión Soviética, siempre tuve esa inquietud de crear un espacio, que diera más posibilidad de presentar trabajos en el ámbito teatral. Los actores pasamos hasta más de cuatro meses ensayando, pero solo nos presentamos dos fines de semana, eso es injusto, el trabajo actoral se fortalece en la medida en que el actor se presenta ante el público. Nosotros disfrutamos muy poco el teatro, la experiencia del actor es lo que lo va a fortalecer y le va a dar satisfacción, pero cuando el trabajo comienza realmente a brindarnos resultados con cierta calidad, hay que quitar la obra del escenario, eso es terrible para el actor. Aquí hay muchas carencias para el teatro.

¿Cuantas obras has presentado?
He presentado varias obras, entre ellas, una de Samuel Beckett, titulada “Los días felices”. Ese fue mi primer espectáculo después de llegar de la Unión Soviética. También presenté “El Ángel de la Culpa”, de Marco Antonio de la Parra, un dramaturgo chileno; “Miches por la esperanza”, un espectáculo de la dramaturga dominicana Julissa Rivera, con la cual hice una gira por los Estados Unidos, incluso por ese espectáculo me reconoció la crítica latinoamericana en Nueva York como el Mejor Director de Teatro que visitó los Estados Unidos de 2010. El espectáculo “René… para despertar la memoria”, lo presenté como un homenaje a René Del Risco Bermúdez, era como su biografía. Por ese espectáculo fui nominado a los entonces Premios Casandra.

También has incursionado en el cine ¿Cómo ha sido tu experiencia?
He tenido numerosas experiencias en el cine nacional. Soy el decano de la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), trabajo mucho con los estudiantes de la facultad, ellos siempre realizan documentales, largometrajes. Aquí trabajé en la película “La hija natural”, que dirigió Leticia Tonos, hago el antagonista, también he trabajado con estrellas del cine de Hollywood como Andy García y Forest Whitaker en una película que se firmó en el país, que se llama “La oscura verdad”.

¿Se puede vivir del arte?
Sí. Aunque el teatro es un poco complicado. No es que no se pueda vivir, he vivido como pedagogo, como artista, teórico del arte… Aquí el teatro no tiene una demanda como en otras capitales del mundo, pero creo que en general el artista divide las pasiones que tiene, el deseo con la parte de las vivencias, la parte económica, entonces siempre busca la manera de sobrevivir, sobre lo que quiere. Siempre me he manejado en el área de las artes, como gestor cultural, me encanta la dirección de espectáculos en general. Me gusta generar para el arte.

¿Existen políticas que fomenten el arte en nuestro país?
Creo que no, y si existen no están dando resultados. Creo que debe haber una renovación en las políticas culturales. Sí hay mucho deseo, hay muchas instituciones, que ven como pertinente la creación, por ejemplo de instituciones que mantengan una política cultural que verdaderamente fomente y apoye las manifestaciones artísticas a nivel nacional. Creo que es necesario que se haga más conciencia de que se necesita un verdadero apoyo a las artes en general, sobre todo al arte de la representación, al arte del teatro que es lo que nos concierne a nosotros.

¿Cuál es tu concepto sobre el arte?
El arte es la expresión máxima y sincera con que el hombre manifiesta sus sentimientos, sus emociones, no creo que exista una manifestación humana que dé tanta satisfacción. Creo que el arte te permite conocer más al ser humano también. El teatro es eso inicialmente.

Proyecto
Siempre tuve la inquietud de crear un espacio para presentar trabajos en el ámbito teatral, es una debilidad que tenemos en el país”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir