PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO
ESCUCHA ESTA NOTICIA

Ivelisse de León ha pintado para presidentes, embajadores, amas de casa, personas de negocios, murales para instituciones, pero su mayor satisfacción son sus dos obras favoritas “Penélope la marchanta” y “Grata”. La primera, de acuerdo a la artista, destaca a una mujer luchadora que lleva canasta de peces para ganarse el pan, de cabellera de hojas y adornada de maquillaje, luciendo una figura arreglada, la cual le recuerda su infancia. La segunda es una mujer operada de las mamas mirando hacia arriba en señal de agradecimiento al Todopoderoso, vestida con alas angelicales y dejando ver una cicatriz de oro en honor a las mujeres enfermas de cáncer, enfermedad que ella superó. “La pintura me salvó de muchas formas, ya que estando enferma mis revelaciones me lo decían, y creo que por ello Dios me tiene aquí”, expresó De León, y dijo que “es muy bonito recibir el apoyo de los que te admiran y que te dicen que es precioso lo que creas.

¿Dónde te formaste y qué elementos marcaron el inicio de tu carrera?
Hace algunos años fui diagnosticada con cáncer en medio de mi carrera de Administración Hotelera. Durante mi tratamiento de quimioterapia, sentí un limbo en donde me quedaba dormida y soñaba un solo sueño recurrente, soñaba qué me moría y flotaba, pero lo único que veía a mi alrededor era pintura en el cielo, en el suelo y alrededor. No sabía que significaba lo que soñaba, hasta que caminando en el Boulevard de la Habana Vieja en Cuba se reveló ante mí lo que prácticamente veía en mis sueños. Comencé a tomar clases en la escuela de Rubén Leal en Cuba, y aun continúo estudiando en la Escuela de Bellas Artes aquí en el país y de manera online también.

¿Desde tu perspectiva, qué es el arte contemporáneo actualmente?
Generacionalmente hablando, vemos cómo una etapa desplaza a otra, y al hacerlo lo hace de manera despreocupada, simplificada. Lo moderno, actual o contemporáneo siempre va de la mano de la simplicidad. En la música podemos ver que una canción puede componerse de una sola frase, así también en la pintura una mancha despreocupada puede convertirse en arte. Pero siempre digo tiene que imprimir algo de alma para dejarlo en cada cosa que hagas. Sino, serás alguien simple y corriente. Una del montón.

¿Qué aporta la óptica de la música al análisis o al desarrollo del arte visual?
No se puede separar la música del buen arte, por sí sola adorna cualquier ambiente, y tradicionalmente ha unido a naciones, amistades perdidas y hasta almas gemelas. Por ello, siempre será una de las ramas del arte de más consideración y trascendencia a nivel mundial.

¿Cuál es el lenguaje que presentan tus obras?
Soy muy intensa con los colores, y usualmente predominan los verdes, rojos, amarillos, azules y tonos tierra. Me encanta pintar féminas, y en particular la marchanta, pero la prefiero maquillada y a modo casi payasito, adornado en su cabellera con hojas y enredaderas como elemento natural, y llevando canasta con productos a la venta, que era lo que hacía en mi infancia para ayudar a mis padres a vender lo que producían en el campo. La técnica de rayado y pintura, con rostros a pinceladas directa son ahora mi mejor aliado en lo que hago. Aunque también me encanta diversificar una obra con otros elementos como el uso de la espátula y pinceladas cuadradas.

¿Qué papel desempeña la mujer en el arte?
No podemos olvidar que incluso en la biblia católica el hombre fue primero que la mujer. No obstante, nos hemos forjado nuestro propio espacio en la sociedad, llegando a representar los niveles más altos no solo en el arte, sino en todos los ámbitos. En el arte, la medicina y otras ramas para poder presentar un trabajo lo hacíamos bajo un seudónimo masculino, o ir de la mano con un hombre, hoy la mujer juega un papel de basta importancia, desde ser musa, hasta protagonista directa. Pero hay un peldaño que debemos conquistar, ya que aún no existe una obra hecha por una mujer en el ranquin de las 10 obras más caras vendidas en el mundo. Me encantaría llegar ahí, de hecho a quien no de gustaría…

¿Qué has aprendido en el terreno profesional?
A parte de ser pintora también me gradué de Administración Hotelera, y en el terreno profesional lo primero es estar agradecida con Dios por mi nueva vida y de la calidad humana que me rodea tanto la familia, amigos y conocidos, así como por la oportunidad de poder estudiar cosas que nunca creo dejaré de hacer, puesto que la sociedad es muy cruel con las personas que no tienen un nivel académico necesario para poder escalar, aunque sea técnico. Por ello, cuando vamos a una escuela nos enseñan que la disciplina y la constancia pueden llevarnos a donde nuestra imaginación desee.

¿Qué tan difícil puede ser para una artista ser reconocida?
Muchas veces no lo es, a veces la limitante de no poseer el suficiente apoyo económico es nuestra, o la falta de visión para dar a conocer lo que hacemos, porque si eres buena en lo que haces recibirás el apoyo necesario para convertirte en alguien público si así lo deseas o ser reconocido. Lo mismo pasa con el mundo del arte, la limitante está más bien en que si eres una persona dejada o mediocre tendrás menos reconocimiento y tardarás más en dar a conocer tu talento. Por ende, lo difícil es más bien ser auténtico, porque si eres una persona que lucha por mantenerte fiel a tu línea y tus principios te reconocerán por ello.

¿Cuál ha sido tu mayor reto en la pintura?
Pintar es entregar mi vida a esta pasión, puesto que ciertos químicos con la pintura cuando aún están mojados podrían afectar mi salud. Luego de que la pintura se seca no existe ese peligro, pero supone que debo tomar medidas en conjunto con mis doctores para mantenerme en óptima condición. Con la pandemia el trabajo es doble y que, se supone, que soy paciente con más alto riesgo por mis antecedentes para el Covid-19 y que debo cuidarme por los químicos también.

¿Qué sientes cuando estás en tu espacio plasmando en el lienzo tu próxima obra de arte?
Quisiera que todo artista sintiera el regocijo que siento al pintar. Es casi una experiencia religiosa como bien dice la canción de Enrique Iglesias. Mientras voy elaborando mi obra, la voy admirando, corrigiendo detalles, desperfectos y cuando estoy satisfecha, proceso que puede durar semanas, meses y quizás años entonces me felicito a mí misma. A veces hay detalles que no queremos corregir y es cuando digo que la belleza del arte está en sus perfectas imperfecciones. Quisiera siempre conectar con la gente, por ello antes de plasmar una obra analizo a quien le gustaría tener una obra de las mías.

Precisión
La técnica de rayado y pintura, con rostros a pinceladas directa son ahora mi mejor aliado, aunque me encanta diversificar una obra con otros elementos”.

Satisfacción
Pintar es entregar mi vida a esta pasión, puesto que ciertos químicos con la pintura cuando aún están mojados podrían afectar mi salud”.

Posted in Entrevista Cultural
agency orquidea

Más contenido por María E. Pérez