“Soy directa y profunda, sin pretensiones”

Kenya Roque también es actriz de voz comercial; cuenta con una amplia carpeta de anuncios publicitarios para radio y televisión.

Publicista, egresada de la Universidad Iberoamericana (UNIBE), con quince años de experiencia dentro del mundo de las agencias, productoras audiovisuales y del cine, Kenia Roque, desde temprana edad, mostró su afición a las artes explorando la música, la pintura, la danza, la actuación y la escritura, haciendo uso de ésta última como su principal forma de expresión artística, lo que la llevó a fusionarlas con las demás artes en el proyecto “Mis Letras Visuales”, el cual fue presentado el pasado mes de agosto en el Museo Memorial de la Resistencia Dominicana. Con ella tuvimos la oportunidad de conversar a propósito de su lanzamiento, así como sus inicios en este mundo, del que espera seguir siendo parte por el resto de su vida.

Publicista, productora audiovisual, actriz… ¿cómo se da el paso a escritora?
Escribo cuentos y poemas antes de ser publicista, productora y actriz. Escribo desde niña. Participé en concursos literarios, pero por mucho tiempo escribí solo para mí, como desahogo. La escritura se convirtió en mi arte-terapia, y aunque tenía la certeza de que algún día escribiría un libro, no tenía intenciones de publicar esos escritos. Todo se fue presentando de forma muy orgánica y terminé incluyendo doce de esos escritos en este primer libro.

¿Qué es lo más gratificante de tu profesión?
A través del proyecto “Mis Letras Visuales” puedo expresarme artísticamente y combinar mis pasiones. Cuando escribo mis cuentos y poemas lo hago de forma honesta y genuina. Soy directa y profunda, sin pretensiones. Me siento libre y me encanta; cada vez que lo hago, conozco nuevas cosas de mí. Luego que escribo, trabajo en la idea de un audiovisual en base a lo escrito y busco los medios para producirlo. El día del lanzamiento del proyecto expusimos el primer audiovisual, que produje para uno de los poemas, titulado “Frente al espejo”, un manifiesto, una promesa y el reencuentro con el arte y conmigo misma. Hicimos una exposición de artes visuales: pinturas, fotografías e ilustraciones inspiradas en los demás poemas del libro, combinada con música, danza y actuación. Lo más gratificante es precisamente eso: poder expresarme, hacerlo acompañada de amigos que admiro, inspirar a otros y contar con casi todas las artes que amo en un mismo proyecto.

¿Y lo más frustrante?
La falta de apoyo a la literatura, a los artistas emergentes y al arte en general.

¿Cómo se originó el título de tu libro?
Mis letras visuales surgió en el momento que decidí iba a producir obras visuales y audiovisuales, a partir de mis poemas. Quise que el nombre fuese tan descriptivo como mis letras y tan sencillo como mi ser.

¿Qué encuentran los lectores en tus páginas?
Escritos honestos, un poco de mi alma. A veces alegría, a veces dolor, a veces nostalgia, a veces pasión… tal como vamos viviendo la vida.

¿Qué ha sido lo mejor que te ha pasado en tu salto como escritora?
El apoyo y confianza de mis familiares, amigos y colaboradores desde el primer día. Sin ellos no hubiese pasado. Luego de esto, la aceptación de todo el proyecto: el libro, el cortometraje… el concepto ha gustado. He recibido muchos mensajes positivos, solicitando el libro y nuevas fechas de presentación del corto y los performances.

Alguna anécdota relacionada a tu primer libro…
La forma mágica de su nacimiento. Originalmente quería hacer un audiovisual para uno de los poemas, como dije anteriormente. Una vez tuve listo el guion, formé mi equipo con parte de mis mejores amigos y lo produje. Luego se me ocurrió la idea de proyectarlo en un espacio donde pudiese invitar a muchos artistas, presentar una exposición de artes visuales inspiradas en ese poema y presentar en vivo a la artista que creó la música para dicho audiovisual. Le presenté la idea a mis amigos y quedaron encantados, pero cuando llegué a donde Eddaviel, uno de los pocos artistas que no había visto el proyecto, me preguntó si no pensaba hacer un libro. Le dije que sí, pero no en ese momento porque primero quería hacer “esto”. Enseguida me contestó que no tenía sentido hacerlo después, que debía publicarlo ahora, junto al cortometraje y la exposición. El miedo se apoderó de mí y llegaron las excusas: la falta de recursos, el poco tiempo, no estoy preparada, etc., pero él buscó la forma de demostrarme que podía hacerlo, y poco a poco se fue el miedo. Ya tenía los poemas y habían gustado, tenía más de veinte artistas creando en base a ellos… el mayor trabajo estaba hecho, así que acepté la aventura y ya conocen el resto de la historia. Tengo el libro y la portada es obra suya.

Un consejo a quien se enfrente a escribir su primer libro…
Que sea auténtico y confíe plenamente en sí mismo. Que no permita que el miedo al fracaso o a la crítica lo detenga.

Talento
Dirijo la agencia infantil Kiwi Casting, donde también ofrezco talleres de actuación para niños y jóvenes hasta los 18 años”.

El libro
Ha sido publicado bajo el sello editorial Moñohecho, y recoge una selección de 12 poemas y cuentos cortos escritos en entre 2014 y 2018”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.