PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Los orígenes de esta clínica, una de las más reputadas e importantes de la ciudad de Santiago están indisolublemente ligados a los inicios profesionales de José Antonio Corominas Pepín. De su página en internet tomamos estas notas: el doctor Corominas era egresado de la Universidad de Santo Domingo como doctor en Medicina en 1948.

Tras salir de la universidad y regresar a Santiago, instala un consultorio en su propio hogar e ingresa al hospital José María Cabral y Báez, centro que dirigía el doctor Alejandro Espaillat Grullón, formado en Europa y quien ejerció gran influencia sobre la práctica médica del dr. Corominas

Sin lugar a dudas, el inicio de la clínica Corominas fue el reflejo de una nueva visión de salud y del ejercicio médico concebido como un trabajo de integración colectiva. Esta visión produjo el gran impacto social de tornar la medicina hogareña, individual, casera y convertirla en medicina institucional, de trabajo en equipo y exclusivamente científica, lo cual fue calificado como osado, temerario y de ánimo futurista. Bajo ese premisa, el 21 de enero de 1953, el doctor Corominas inauguró la Clínica “Consuelo”, así nombrada en homenaje a su madre, en la casa No.76 de la calle Restauración, donde se estableció como primer asistente el doctor Juan González Bueno, cirujano y partero, graduado en la Universidad de Santo Domingo en 1950.
Prontamente, el nombre de Clínica Consuelo fue cediendo ante el de “Clínica Corominas”, por aquello de la tantas veces mencionada “clínica de Corominas”, identificado con el apellido de su fundador.

En poco tiempo, avanza con un paso gigante al construir un moderno y enorme edificio para la época, con tres plantas, diseñado por el arquitecto Cuqui Batista y construido por el ing. Rafael Corominas Pepín, en la calle Restauración No.57, que fue inaugurado el 24 de octubre de 1956.

Este modelo médico no satisfacía a plenitud los deseos del doctor Corominas por lo que su pensamiento evolucionó y en 1969 constituyó junto a los médicos que entonces le acompañaban, la Clínica Corominas, C. por A., sociedad comercial que operaría la Clínica, y cuya base comercial y legal sería imitada posteriormente por los nuevos centros de salud. Este modelo de salud revolucionario e incluyente abriría las puertas para recibir todo el talento médico emergente, especialistas que llegaron al país desde Estados Unidos, México, Europa y que encontraron acogida en una institución que les permitía desarrollarse y servir.
En 1970, se inicia la construcción de las nuevas edificaciones de Clínica Corominas las cuales fueron inauguradas el 26 de noviembre de 1972, constituyendo también un hito en materia de construcción de edificaciones destinadas a salud, y cuya ejecución estuvo a cargo del ingeniero Rafael Corominas Pepín y su diseño fue obra de los arquitectos Borrell, Despradel y Scheker. Para esta fecha la Clínica Corominas tenía en sus instalaciones los más modernos equipos de medicina y tecnología de la época, con una medicina dirigida a la salud integral. Sin embargo las deudas contraídas amenazaban la viabilidad de la institución por lo que un grupo de los médicos se comprometió a solventar las deudas con su patrimonio personal y desde entonces se les conoce como los trece apóstoles, este grupo estuvo integrado por los doctores Octavio Almonte, Andrés Peralta, José Antonio Corominas Pepín, José Herrera D’Orville, Raúl Martínez Bonnelly, Juan González Bueno, José Omar Llenas Díaz, Luis Peralta Bueno., Robinson Abréu Blondet, Israel Castillo Rosario y Joaquín Lora Castro, asi como Álido Perdomo y José Antonio Marmolejos.

Desde entonces han transcurrido más de 60 años llenos de logros y realizaciones, manteniendo, la actualización tecnológica constante y la introducción continúa de nuevas especialidades médicas. Un centro en donde la tradición se une a la modernidad, orgullo de Santiago y del país.

Posted in Historia de la Medicina
agency orquidea

Más contenido por Herbert Stern