José Bordas Valdez, presidente constitucional de la República en 1913

Este óleo del general José Bordas Valdez, fue pintado mientras era Presidente Constitucional de la República. OGM
Tras la renuncia de Monseñor Nouel de la Presidencia, Bordas Valdez asumió el poder el 14 de abril de 1913

Inicios

En ocasión de conmemorarse 53 años, el 12 del mes en curso, de la muerte del general José Bordas Valdez, en la entrega de hoy, recordamos su vida como político, maestro y legislador dominicano. Nacido en la ciudad corazón, Santiago de los Caballeros, el 6 de agosto de 1874, hijo de los señores Francisco Antonio Bordas y de Bernardina Valdez, nieto por el lado paterno de José Bordas, catalán y de Petronila Almonte, y del lado materno, fue su abuelo el abogado Antonio Valdez. Los libros de historia y documentos de la prensa lo describen como un hombre noble, de conducta intachable, luchador y que en muchas ocasiones arriesgó su vida por este pueblo. Fue un digno representante de su pueblo natal, un caballero. Al finalizar sus estudios, emprendió el camino por la hermosa labor de la enseñanza en el Liceo del Yaque, modesto centro de estudios donde impartió docencia a niños y jóvenes. Sin embargo, a la muerte de Lilís se introdujo en la política convirtiéndose en una de las figuras más respetadas que ha tenido el país en materia de liderazgo.

Vida política

El general Bordas Valdez se inició en la política muy joven tal y como lo menciona una semblanza escrita por Raúl Abreu, quien explica que a la muerte de Ulises Heureaux (Lilís), Bordas Valdez se incorporó con entusiasmo a la política y encabezó ejércitos revolucionarios en distintos puntos del país.

Según una nota periodística del archivo OGM, “en 1903 sobresalió por su resolución y valor en la campaña de la Línea Noroeste, donde se peleaba día y noche sobre la pesadez de rancho en los montes, en los cementerios, en los bailes. De esa campaña surgió el revolucionario con el grado de general, después de siete meses de incesantes combates registrados en Monte Cristi, Dajabón, Paso de la Madre, Paso de Juan Calvo, Lago Suela, Laguna y otros lugares de la zona montecristeña”.

En esa lucha revolucionaria, combatió junto a otros valientes de la época, como los generales Raúl Cabral y Manuel María Cabrera. Posteriormente, Bordas Valdez pasó a formar parte del grupo de los horacistas que sustentaban la candidatura del general Horacio Vásquez, e intervino en la “guerra desunionista” sobresaliendo en las acciones de Cucurucho, de Moca, de San Francisco (sección de Moca), donde fue hecho prisionero, pero por poco tiempo.

El general José Bordas Valdez alcanzó la presidencia de la República el 14 de abril de 1913, tras la renuncia de la Primera Magistratura del Estado de Monseñor Adolfo Alejandro Nouel, el 31 de marzo de 1913. Bordas Valdez, quien además de político era profesor, fue electo Presidente por el Congreso Nacional y renunció al cargo el 27 de agosto de 1914. Al momento de su escogencia para dirigir la nación, fungía como senador por la provincia de Montecristi Bordas.

En su carrera de político y militar desde 1900 a 1914 ejerció cargos tales como, comandante de armas de Mao y de Dajabón, fue gobernador civil y militar en Santiago, San Pedro de Macorís, San Francisco de Macorís, Puerto Plata y Monte Cristi, y senador en esta última provincia. Además, organizó cuerpos de bomberos (el de San Pedro de Macorís) y estableció numerosas escuelas rurales. Bordas Valdez fue un hombre que respetó la opinión pública representada por la época, era un hombre generoso y hacia cumplir los derechos humanos, según un documento periodístico de OGM, cuando hacia prisioneros en los combates a sus enemigos, estos eran tratados como amigos en su propia casa. No ejercía represalias y todos comían de la misma comida.

Muerte

El general José Bordas Valdez murió el 12 de julio de 1968 a causa de una neumonía pulmonar en la ciudad de Santo Domingo. Al momento de su muerte le sobrevivía su hija Adela Mercedes Bordas Oemler y sus nietos Fernando Bordas, abogado, Freddy José Bodas, subdirector de Rentas Internas; Rita Bordas de Lara, entre otros.

El presidente de ese entonces, Joaquín Balaguer, declaró tres días de duelo oficial y dispuso de una comisión especial para que asistiera al sepelio.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.