PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Cuando el Buki salió a escena en medio del Intro de su banda, el Palacio de los Deportes se puso en pie, en una cerrada ovación. Hizo un gesto como el de los toreros que salen al ruedo, dispuestos a vencer el toro, y con la mano derecha extendida, saludan a las gradas, dibujando una medialuna con el giro de sus zapatos punta estilete, desde la tarima.

En efecto, Marco Antonio Solís es una de las más altas manifestaciones de lo kitsch llevado a sublimación romántica, gracias a un trabajo de muchos años, concienzudo, talento y creatividad de por medio.

Esta vez, El Buki arranca a cantar No puedo olvidarla, y la gente ovaciona de pie.

El segundo tema fue Tu amor o tu desprecio, que entre otras cosas, canta “Pero no fui capaz de enfrentarte, decirte que ya no te necesito” con los aplausos siempre del público.

Y ahora te vas, despegó al público con coro y ovación, después que El Buki recordara, “Vamos a cantar algo de Los Bukis a ver cómo andan de memoria”. El coro que le acompañó, la noche de este sábado,se desgañitó.

Veintidós personas en escena -incluyendo músicos, coristas y bailarinas-, un sonido excelente, el propio Buki, cercano;    bien cuidado, que demuestra que ese aforo se puede ecualizar bien; efectos de chorros de humo,  mas un diseño de imágenes perfecto, fueron elementos que ayudaron a que el espectáculo fuera un gran éxito, con la producción local de César Suárez Jr.

Dios bendiga nuestro amor, dio paso -tras los aplausos de un público entregado a los pies del artista nacido en Michoacán-, a Tú me vuelves loco y Dime dónde y cuándo, como preámbulo a la gran ovación que provocó el tema Invéntame. En primera fila, ala derecha, estaba sentada un grupo de jóvenes que parecían un vademécum de la cirugía estética.

Mi mayor necesidad y Adonde vayas, fueron uniditas, para luego cantar Antes de que te vayas. Luego hizo la historia de una cancion de sus inicios, sin embargo grabada solo en 2005.

Entrando en los finales con El Buki

Con Morenita movió el ritmo y al público, que realmente casi todo el tiempo estuvo cantando, poniéndose de pies o dando palmadas.

Tu hombre perfecto y La venia bendita, fueron las puertas centrales para que desembocara Si te pudiera mentir. Y detrás El celoso y Tres semanas (Han pasado tres semanas, y te me desapareciste), y El Milagrito.

El concierto de El Buki fue desarrollándose y fluyó sin tropiezos. A que me quedo contigo y Viva el amor llegaron juntitas; así como O me voy o te vas y Sigue sin mí. Después Tu cárcel.

El Buki junto a sus hijas, Alison y Mar, buenas cantantes (Foto: Alfonso Quiñones)

Fue cuando Marco Antonio Solís llamó a escena a sus hijas Alison, de pelo negro y Mar, telonera del concierto, aplaudida, a pesar de las dificultades de audio que se apreciaron durante sus canciones. Ellas dos se integraron al tren de excelencia musical que es su padre e interpretaron a tres voces, Dónde estará mi primavera. Afinadas, con buen registro, Alison parece tener voz con mayor firmeza que Mar.

Las muchachas agradecieron a su padre y al pueblo dominicano, antes de salir de escena. El momento que se convirtió en falso final, al interpretar El Buki, Adónde vamos a parar, un llamado de atención a los problemas que empeoran la vida del hombre en la Tierra con guerras, medio ambiente y otras calamidades mostradas en video.

El falso final obligó a que el artista saliera.

A poco, regresó para la ñapa y ahí fueron El perdedor; Mi eterno amor secreto. Y la más esperada: Si no te hubieras ido. Ahí confetis, globos enormes y humo.

El fina de finales ocurrió con Más que tu amigo. Confetis otra vez, y la invitación “para ver el concierto de nuevo mañana”.

El público fue cómplice y constructor de un concierto memorable.

Este sábado El Buki estará presentándose de nuevo en el Palacio de Los Deportes, a las 8:00 de la noche.

Ojalá que también salga como éxitos de este nuevo enfrentamiento y se lleve rabo y orejas.

Posted in A & E, GenteEtiquetas
agency orquidea

Más contenido por Alfonso Quiñones