PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO
La cesárea con láser es menos traumática, no existe riesgo de infecciones y el tiempo de recuperación es menor

En las últimas décadas la tecnología láser aplicada a la medicina ha evolucionado, hasta convertirse en uno de los métodos no invasivos que mejores resultados ofrecen para diferentes patologías. Incluso, la sustitución del bisturí por rayo láser ha revolucionado la cirugía en partos y cesáreas, creando grandes diferencias entre el procedimiento convencional y esta técnica a favor de las mujeres en labor de parto. Una de las ventajas es que el láser no es un método agresivo. A diferencia del corte medio lateral con tijeras que hace el especialista al tejido para ayudar al nacimiento del bebé a través de la vagina, con el láser se separan los músculos justo en el punto de unión que divide el lado izquierdo del derecho, por lo que, en vez de ruptura de las fibras, lo que se produce es una separación natural, que de igual forma se cierra.

De acuerdo con el ginecobstetra Gabriel de Peña, del centro médico Hospiten e inventor del método “ Laasog System” o cesárea con láser, los resultados entre el procedimiento tradicional y esta técnica establecen grandes diferencias a favor de las parturientas. Explica que la cesárea asistida con láser es catalogada como menos traumática que el parto normal y ofrece innumerables beneficios para la mujer. “Con este procedimiento las futuras madres no tendrán la necesidad de sutura, ya que el láser sustituye el bisturí, las tijeras y el electrocauterio, lo que brinda un mejor trato a los tejidos, menor inflamación y dolor, y el sangrado es mínimo o nulo”, dice Peña.

El galeno sostiene que utilizar el láser permite que cuando se hace el trazado se evaporice una línea de células, con lo que el tejido se separa debido a que deja de existir una línea de células, sellando los vasos linfáticos y sanguíneos, lo cual no permite la entrada de sustancias inflamatorias como histaminas y óxido nítrico.

“El láser, al ser tan preciso y tener propiedades de coagulación y de no producir daños a los tejidos adyacentes, nos permite disecar la vejiga sin lesionarla y el saco peritoneal (cavidad que contiene los órganos internos, intestinos, páncreas, estómago, etc.), exponiendo el segmento uterino ( por donde se extrae el feto), sin entrar a la cavidad donde se encuentra el bebé. Con esta tecnología láser se reduce la posibilidad de 17 complicaciones típicas que generalmente pueden presentarse con las cesáreas tradicionales”, manifiesta el ginecobstetra.

“Es bueno señalar que actualmente cuando una embarazada es portadora del virus del sida, los especialistas le realizan un parto natural, a través de la cesárea clásica, pero la paciente sangra mucho y el recién nacido corre el riesgo de infectarse, esto es lo que se conoce como transmisión vertical. Con la cesárea con láser este riesgo no se corre, puesto que otros de los beneficios de este procedimiento quirúrgico es la reducción al mínimo del sangrado, debido a que el láser automáticamente corta evaporiza y sella las células”, asegura Peña.

Además, el nuevo sistema láser reduce los riesgos de hematomas, embolismo pulmonar y contagio de las hepatitis B y C.

Luego de la intervención

El especialista dice que la recuperación de la cesárea con láser es más rápida que la tradicional. La paciente puede caminar una o dos horas después de la cirugía, no sentirá dolor y tampoco las náuseas y vómitos que suelen producirse debido al corte del peritoneo que se realiza en las cesáreas tradicionales. Así, al no invadir la cavidad peritoneal, la paciente podrá alimentarse inmediatamente con una dieta normal, ingiriendo comidas sólidas a su gusto.

En cuanto a los beneficios estéticos, el ginecobstetra Gabriel de Peña explica que como el cierre de la piel es sin sutura, la zona donde se realiza la incisión prácticamente queda sin cicatriz, también se disminuyen las infecciones y se promueve la producción de colágeno, además de que rejuvenece el área donde fue aplicado el láser.

Aclara que la técnica “Laasog” se utiliza específicamente para la realización de la cesárea, histerectomía y quistes de ovarios, entre otros procedimientos gineco-obstétricos.

Gabriel de Peña, ginecobstetra.

Antes de someterse a la cesárea con láser…

Al momento de decidirse por este procedimiento para traer a un bebé al mundo, el médico debe establecer claramente con la paciente sus objetivos. Gabriel De Peña expresa que, “tomamos en cuenta por qué la madre busca la técnica, si quiere beneficios médicos como cero sangrado porque no acepta transfusión y tiene anemia, si desea sentirse segura de que no habrá hemorragia, ni infección, o si la busca como algo simplemente cosmético”. Luego, hay que evaluar médicamente a la madre, su tipo de piel y abdomen, además del tamaño del bebé, pues la herida debe ser lo más pequeña posible… sólo tres centímetros mayor que el tamaño de la cabeza del feto. Posteriormente, se realiza un trazo en la piel de cómo debe ser el corte para luego hacer el estiramiento por donde se extraerá la criatura”. Luego de poner la anestesia, se secciona con el láser cada plano anatómico: piel, grasa, músculos y peritoneo y se llega hasta el útero con el láser. Previamente hay que preparar el tejido con ciertas soluciones para que la luz del láser sea absorbida. “Una vez el bebé haya nacido, no se realiza la sutura convencional, aquí el láser vuelve al rescate con la soldadura de tejido. Aplicamos proteínas biológicas como albúminas, fibrinógenos y proteínas matrices a la herida y a otras capas como el peritoneo, los músculos y la piel, pasamos nuevamente el láser y se forma una soldadura”, explica el ginecobstetra.

Dato
La técnica fue patentada en el país en el año 2005, pero el concepto de cesárea láser comenzó en el año 2001. Las primeras intervenciones se realizaron en Santo Domingo en el 2003 en forma exitosa.

Beneficio
La cesárea láser no presenta posibilidad de accidentes con el bebé, pues no hay material cortante, sólo se hace una incisión en el área y el láser vaporiza cualquier bacteria que esté en la piel o en los vellos.

Importante
El láser retrae y coagula los vasos sanguíneos, no los cauteriza o quema, por eso hay menor sangrado durante el procedimiento.

 

Posted in EstiloEtiquetas
agency orquidea