¿Cómo conseguir en casa un lavado de cabello de peluquería?

No es sólo elegir el shampoo adecuado, sino que hay varios trucos que los profesionales no develan. Aquí, los secretos de los expertos mejor guardados

A pesar de elegir detalladamente el shampoo y acondicionador que se utiliza, a muchas personas les ocurre que el resultado a la hora de la higiene capilar no es el deseado. O la limpieza no dura lo esperado, o el pelo no luce su esplendor. Es por eso que, al parecer, no es suficiente con comprar un producto de buena calidad.

Para tener un pelo limpio, sedoso y brillante hay una serie de recomendaciones que se deben tener en cuenta. Las recomendaciones de  especialistas que compartieron sus secretos mejor guardados para lograr un lavado de peluquería, pero en casa.

Al parecer, el lavado no sólo se reduce a aplicar el shampoo, aclarar, aplicar el acondicionador y finalizar con un enjuague de agua fría por aquello de dar más brillo al cabello. Hay una serie de pasos y cuestiones que sí o sí se deben conocer para un mejor resultado.

Antes de empezar, conviene saber que “la función del shampoo es limpiar el cuero cabelludo y debe elegirse según el tipo de cuero cabelludo y no según el tipo de pelo”. Según explicó el médico dermatólogo y especialista tricólogo Miguel Marti “lo normal es creer que el shampoo es el responsable de que el pelo quede lindo y en realidad no es el responsable de la cosmética capilar”. “Generalmente, los acondicionadores son los responsables de que el pelo luzca y se vea lindo”. agregó

Ahora sí, tras elegir los productos acordes, “es esencial desenredar el cabello antes de lavarlo. Es una acción en el cuero cabelludo donde se eliminan los restos deproductos, se estimula la circulación sanguínea y así se evita que el pelo se enrede durante el lavado, facilitando la mejor absorción del shampoo”, recomendó la médica especialista en medicina estética Johanna Furlan,quien hizo hincapié en que “la forma en que se aplica el producto va a determinar la efectividad del lavado”.

Y detalló: “Primero debemos humedecer el cabello con agua tibia, después aplicamos el shampoo en la mano y lo distribuimos, nunca directamente sobre el cabello, dejando que el producto solo trabaje en la raíz y dejamos que el resto del pelo se limpie con la espuma que va cayendo de medios a puntas, sin añadir de más y sin frotar”.

En la opinión de la directora técnica de Hairssime, Julieta Expósito, “todos los productos de cosmética tienen secretos en su modo de uso, el tiempo de aplicación mínimo a máximo, la intensidad del masaje en la aplicación y cómo distribuirlo son los más claves”.

En este punto, para ella, “hay que recordar la regla máxima que indica que el shampoo es para limpiar el cuero cabelludo, es decir, la piel, entonces las decisiones que se tomen tendrán como base esta regla”. “Dicho esto, el tiempo de pose de un shampoo es de 60 a 180 segundos, o sea de uno a tres minutos”, puntualizó.

¿De qué depende que se lo deje más o menos tiempo? “En principio, del tipo de cuero cabelludo y no de cabello que tengamos y obvio si necesitamos quitar algún producto de styling”, explicó Expósito.

Sobre esto, Furlan agregó: “Uno de los secretos de un pelo saludable es masajear el cuero cabelludo para estimular la circulación sanguínea. Es fundamental tomarse de uno a tres minutos mientras se lava el pelo para realizar el masaje que ayuda a fortalecer el cuero cabelludo y al mismo tiempo brinda una sensación de bienestar”.

“Las pieles grasas requieren productos de limpieza profunda y que no estén formulados con aceites -destacó Expósito-. Se les recomienda el máximo tiempo de pose, una muy buena distribución del producto para emulsionarlo mejor y un masaje suave para no estimular la glándula sebácea. Los masajes deben ser delicados para no irritar la piel y la intensidad será en función de cuánto necesitamos estimular la irrigación sanguínea y la glándula sebácea para que podamos lucir un cabello bonito”.

Fuente:infobae

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.