Glóbulos blancos, agentes que ayudan a combatir infecciones

Los glóbulos blancos desempeñan un papel importante en el sistema inmunitario.
Su disminución ó aumento son señales de patógenos extraños en nuestro cuerpo, las cuales son detectados mediante hemograma

Los glóbulos blancos (leucocitos) son una parte importante para la defensa del cuerpo contra microorganismos y sustancias extrañas, su función principal es proteger adecuadamente al organismo.

El número suficiente de glóbulos blancos recibe el aviso de que un microorganismo infeccioso o una sustancia extraña ha invadido el cuerpo, y llegan al lugar donde son necesarios para destruir y digerir el patógeno o la sustancia dañina.

De acuerdo con la pediatra hematóloga, Aris Adriana Ramírez Féliz, los glóbulos blancos son parte del sistema inmunitario del cuerpo y ayudan a combatir infecciones bacterianas, virus, hongos y otras enfermedades.

“Los tipos de glóbulos blancos son los granulocitos (neutrófilos, eosinófilos y basófilos), agranulocitos (los monocitos macrófagos y los linfocitos T y B). También se le conoce con el nombre de corpúsculo blanco y leucocito”, expresó.

¿Qué significa tener el aumento o disminución de los glóbulos blancos?
La experta puntualizó que el recuento de glóbulos blancos bajo (leucopenia) significa que pocos leucocitos están circulando por la sangre, indicando que a largo plazo la persona puede padecer infecciones y presentar una serie de trastornos y enfermedades diferentes.

El recuento de glóbulos blancos alto (leucocitosis), sucede cuando existe una infección. Así como también una variedad de enfermedades hemato- oncológicas y trastornos.

¿Cuáles son las causas y consecuencias del aumento o disminución de los glóbulos blancos?
Trastornos de los neutrófilos. La neutropenia es una cantidad baja de neutrófilos, un tipo de glóbulo blanco que lucha contra las infecciones ocasionadas por hongos y bacterias. El cáncer o enfermedades, trastornos o infecciones y ciertos medicamentos que dañan la médula ósea pueden ocasionar también neutropenia.

Trastornos de los linfocitos. La linfocitopenia consiste en una reducción de los linfocitos, el tipo de glóbulo blanco que regula la respuesta inmunitaria del organismo y protege al cuerpo de infecciones virales. Algunas causas serían los trastornos autoinmunes (lupus, artritis reumatoide), infecciones (VIH, tuberculosis, hepatitis o gripe), lesión de la médula ósea (quimioterapia, irradiación), inmunodeficiencia.
Trastornos de los monocitos. Los monocitos ayudan a eliminar los tejidos muertos o dañados y a regular la respuesta inmunológica del cuerpo. Las infecciones, el cáncer, las enfermedades autoinmunitarias y otros trastornos pueden provocar un aumento en la cantidad de monocitos. Una cantidad reducida puede ser el resultado de toxinas y quimioterapia.

Trastornos de los eosinófilos. La eosinofilia puede producirse por una variedad de trastornos y enfermedades, más comúnmente por una reacción alérgica o una infección parasitaria.
Trastornos de los basófilos. Los basófilos representan sólo una pequeña cantidad de glóbulos blancos, aunque participan en la cicatrización, las infecciones y las reacciones alérgicas. Una disminución en la cantidad de basófilos puede ser el resultado de reacciones alérgicas o infecciones. Una cantidad mayor puede deberse a ciertos tipos de cáncer en la sangre u otros trastornos.

¿Síntomas o señales que indican que algo anda mal con los glóbulos blancos?
Los trastornos de los glóbulos blancos causan síntomas como consecuencia de la afectación de estas funciones y esas señales pueden surgir en cualquier tejido u órgano que se vea afectado de manera adversa.

El médico pregunta acerca de los síntomas y realiza una exploración física, pero a menudo la presencia de un trastorno de la sangre se descubre por un análisis de sangre, como un hemograma completo (CBC).

¿Qué información nos da el recuento de leucocitos?
Cuando una persona se realiza un hemograma completo siempre se refleja el recuento del total de los leucocitos. Con este también se analiza proporción de los diferentes leucocitos (número, forma y madurez celular).

El número total de leucocitos puede variar con la edad, la raza, el consumo de tabaco, la ingesta de determinados fármacos, etc. Por lo que el resultado de la analítica debe interpretarse individualmente y teniendo en cuenta el entorno médico del paciente, los síntomas y tratamientos realizados.

El recuento de leucocitos contribuye al diagnóstico de procesos inflamatorios, infecciosos, alérgicos, inmunes, cancerígenos. Asimismo, la monitorización de los valores en analíticas sucesivas nos permiten conocer la respuesta al tratamiento y la evolución de la patología.

¿Cuáles son los valores normales en adultos y niños?
En adultos, los valores oscilan entre 4.000 y 11.000 unidades por milímetro cúbico de sangre, mientras que en los niños los parámetros de los glóbulos blancos varían de acuerdo con la edad.

Aris Rocio Ramirez Féliz, pediatra hematóloga

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.