Navidad entre pandemia, desempleo y consumismo

Compartir
Cuando se mezclan varios sentimientos, las personas pueden intentar llenar sus vacíos y carencias a través de las compras compulsivas, por lo que llegan a comprometer su economía.
Ante la crisis económica que ha provocado la pandemia, recomiendan tener un consumo responsable en Navidad

Los aires de Navidad que nos transportaban a reuniones previas de cara a grandes celebraciones, entre familiares y amigos, se han visto trastornados por la pandemia que azota el mundo y nos ha impuesto el distanciamiento social.

No obstante, las principales tiendas reconocidas por su oferta navideña, ya en el mes de noviembre, publicaban su mercancía y la gente, como en los mejores tiempos, se lanzó para abastecerse de los tradicionales motivos navideños para renovar su decoración y engalanar sus hogares desde la puerta hasta la mesa.

Aún los pronósticos apuntan a un 2021 crítico en el sentido económico. La la gente queriéndose imponer al funesto panorama que se tiene por delante, decora sus hogares, busca moda y planifica su cena navideña, que este año, debido a las medidas de distanciamiento podría cambiarse a un almuerzo como bien recomienda el Ministro de Salud, dada las medidas que imperan, como el toque de queda, para evitar el contagio y no caer en un rebrote como está sucediendo en otras partes del mundo.

“La Navidad es la época que más mueve a las personas a celebrar festividades, tanto religiosas, familiares como laborales. Se puede decir que es el período del año más importante para los cristianos, porque se celebra el nacimiento de Jesús. Es el momento donde las personas se trazan metas. Sin embargo, los momentos que estamos viviendo producto de la crisis de salud generada por la pandemia del COVID-19, crean gran incertidumbre para cerrar este 2020. Su impacto puso a prueba el sistema de salud, educación y economía de los países, siendo éstos, pilares para fortalecer cualquier estado”, explica Ivonne Guzmán Cerda, psicóloga clínica y terapeuta familiar, y directora de la Escuela Psicología de la UNPHU.

Indica que para esta época las empresas suelen implementar modelos de negocios funcionales para elevar su tasa de ingresos, por ser la Navidad el tiempo que más se consume. “Muchos se preguntan: ‘¿cómo viviremos esta Navidad?’, personas que desean acercarse físicamente a sus seres queridos, llevarles regalos y tener demostraciones de afecto, que en tiempos donde la pandemia no existía, era algo normal. En la actualidad hay muchos factores relacionados al estrés que alteran el ritmo integral de los individuos y serán un gran impedimento para acercarse”, asegura Ivonne entrevistada para elCaribe.

¿Qué pasará con las compras en la época navideña?
Las compras son las actividades que tienen diferentes motivos; algunas son por necesidades, unas por placeres y otras por compulsiones. Con la tasa de desempleo, podemos pensar que mermarán, porque la crisis económica ha provocado caos en muchos hogares. De hecho, en muchos de ellos, se han asociado a crisis emocionales que reflejan incertidumbre, ansiedad, depresión, alteraciones del sueño, consumo de sustancias, etcétera.

¿Cómo piensa nos afectará la crisis?
Esta crisis que tantos economistas anticipan llegará al 2021 y afectará el bolsillo de los dominicanos. Para hacerlo más llano, el dominicano tendrá la dicotomía, la presión en la propaganda de productos y servicios que llegan a seducir la capacidad de autocontrol; por otro lado, los eventos evocadores de nostalgia, las pérdidas importantes, así como la necesidad de contacto social y afectivo. Cuando se mezclan varios sentimientos, los usuarios pueden intentar llenar sus vacíos y carencias a través de las compras compulsivas y llegan a comprometer su economía y la de sus familiares. En este sentido, las compras compulsivas constituyen un patrón de conducta que tienen características similares a las adicciones. A mayor consumo, se activa un circuito mental que demanda cada vez un gasto mayor para poder compensar las necesidades, muchas de las cuales no son reales, sino más bien fruto de la ansiedad que genera la crisis.

¿Cuándo debemos poner atención para identificar estos patrones de conductas?
-Cuando existe la pérdida de control sobre la conducta.
-Cuando hay un intenso deseo de adquirir algo, aún sin necesitarlo en realidad.
-Cuando la persona incrementa progresivamente la necesidad o el deseo.
-Cuando interfiere con la calidad de sus relaciones familiares y laborales.

¿Qué recomienda de cara al próximo año?

El 2021 será un reto para muchos. Lograr llegar a él con autocontrol y con las ideas claras de cuándo puede satisfacer una necesidad y no un deseo es lo que hará la gran diferencia. Por tal razón, recomendamos algunas pautas: 1) Establecer un orden de prioridades en la vida.

2) Valorar la situación personal en que se encuentran en cuanto a recursos económicos y necesidades.

3) Identificar los aspectos emocionales que reclaman satisfacción a través de compras compulsivas para solucionarlos con métodos psicológicos o ayuda profesional.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir