Reinvención del diseño editorial a las publicaciones digitales

El auge del internet y la evolución de las tecnologías supusieron una importante revolución digital que, a la vez, fue causa de importantes cambios en el mundo del diseño.
Dentro de los elementos que dominarán el futuro, está la digitalización. Para los migrantes digitales el paso del papel a lo digital todavía continua en aprendizaje

Ya cerrando el año 2021 y luego de tantos cambios que se enfrentaron en el ámbito global tras la COVID-19, hubo variaciones en el mundo editorial que llevaron a muchas personas a una nueva manera de leer o apreciar contenidos, ya que el cierre temporal de lugares dedicados para estos fines, hizo que se dispararan las ventas de libros digitales por internet o que se buscaran alternativas para el consumo de la información.

Para casos como este, la opción para los diseñadores que diagraman revistas, periódicos y libros, entre otros, fue la de reinventarse y de pasar, de un mundo análogo, que ya llevaba procesos profundos de cambios, a la adaptación digital. Aunque el contenido no cambió, la forma sí.

Se siguen usando recursos como texto, color, imágenes, pero ¿qué varió realmente? Para profundizar en esa reflexión, Merian Pérez, diseñadora gráfica, con amplio conocimiento en el diseño editorial, comparte cómo ha sido el proceso de adaptación del papel a lo digital.

Cuando se habla de publicaciones digitales, se refiere a la producción y distribución en un formato digital de un contenido que era conceptualizado para formatos impresos, es decir, no se habla solamente de libros de lectura, sino que se habla de revistas, periódicos, folletos y cualquier tipo de material que tradicionalmente era impreso y que ahora se está distribuyendo en diferentes plataformas vía internet.

“En el modelo tradicional de la industria editorial teníamos un autor, un encargado editorial, persona o empresa en donde se coordinaba el proceso, se llevaba a la imprenta y desde allí a las librerías o lugares de ventas. Nos podemos situar frente a un modelo que si bien, no desaparece, se ve forzado a migrar a lo digital combinando el modelo tradicional con uno donde los protagonistas son el autor, un encargado editorial, una tienda virtual o página web, lo que hace una publicación más globalizada, con mayor visibilidad y un costo menor de producción”, explicó.

Un buen ejemplo del paso avasallador de lo digital se observa en los periódicos, la desaparición de los formatos estándar para convertirse en tamaños tabloides, con un número mínimo de páginas porque ya esa lectura diaria versión impresa no es tan requerida si se tiene todo a la mano desde un dispositivo y constantemente actualizado.

Acerca de cómo la tecnología ha impactado los procesos de producción en el diseño, Pérez indica que definitivamente es una constante que la evolución del diseño gráfico siempre haya estado relacionada con la de las tecnologías y las técnicas de comunicación. La aparición de internet y la evolución de las tecnologías supusieron una importante revolución digital que, a la vez, fue causa de importantes cambios en el mundo del diseño.
Colores, tipografías, íconos, imágenes, calidad, video, sonido, animación, “se trata de aspectos del diseño que, gracias a la evolución de las tecnologías, cada vez ofrecían más posibilidades. Esta fue, por lo tanto, la principal causa de la gran evolución del diseño”.

Si bien es cierto que en cuanto a los libros literarios que son solo texto se podría disminuir un poco la labor del diseñador, también se observa la complejidad de muchas de esas publicaciones digitales que requieren de una persona que sea capaz de hacer algo agradable y atractivo. Además, el diseñador editorial siempre tendrá campo abierto en lo impreso sumándole a su trabajo crear publicaciones electrónicas fijas o con elementos multimedia.

Revistas, libros infantiles, memorias institucionales, etc, son publicaciones requeridas en ambos formatos y, en muchas oportunidades y para mantener el estilo en ambas, será un diseñador editorial el encargado de mantenerlo.

Merian indica que la forma de diseñar cambia. Lo sencillo y lo práctico toman protagonismo. Diseñar con un buen concepto no depende del formato, sino de la creatividad y del dominio de la técnica que presente el diseñador.

Los formatos de publicaciones digitales

Muchas veces en internet “te regalan” un ebook gratis y al descárgalo es un PDF y esto confunde en la comprensión de estos libros y publicaciones digitales. Los formatos de publicaciones digitales, excepto el PDF, no se descargan como tal, sino que se guardan en una biblioteca dentro de un dispositivo y por medio a un Reader, que es descargado e instalado, se puede leer.
“Mi recomendación final es a los autores, no es preguntarse si les conviene crear su libro en un formato digital, es comenzar a indagar qué plataforma de venta le conviene y, por ende, el formato que van a usar, concluyó Pérez.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.