Reforma integral

Señor director: A través de este prestigioso medio he expresado que sería imposible pretender realizar una verdadera transformación en el sector agropecuario, sin contar con la diversidad de recursos humanos, para seguir fortaleciendo este importante sector.

El difunto y ex director del IAD, agrónomo Quilvio Cabrera Mena, propugnaba por una reforma agraria integral, donde interactuaran diferentes criterios y en la que participaran asociaciones campesinas , gremios profesionales, agrónomos, abogados, periodistas, entre otros, a los fines de lograr mayor y mejor armonía.

No es concebible que para el Plan de Estrategia de Desarrollo 2030 en las instituciones agropecuarias sean considerados únicamente, en término remunerativo los profesionales y técnicos del área agrícola y pecuaria, dejando al personal administrativo o personal de apoyo.

Para muestra un ejemplo, el presidente Danilo Medina ha incluido con reajustes salariales a los agrónomos en dos oportunidades, en el 2014 y el 2017, excluyendo a importantes sectores que coadyuvan de igual manera.

Creemos que el mandatario debe incluir en el presupuesto complementario un reajuste salarial a todo el personal técnico y profesional de apoyo que labora en las diferentes instituciones del sector agropecuario, ya que devengan un sueldo de miseria que no les alcanza para satisfacer las necesidades básicas.

Los aumentos sectoriales contribuyen aun más con las distorsiones salariales en el sector agropecuario, afectando la mayoría de servidores y servidoras.
Sebastián Solís
Periodista

ASODEMU, sin razón de ser

Señor director: Si estamos de acuerdo en que la función principal de la ASODEMU es defender los derechos y conquistas de los/as trabajadores/as de la Universidad Primada de América, debemos estar también de acuerdo en que si el gremio no cumple con esa función, ni con ninguna otra, salvo garantizar prebendas y canonjías para sus depredadores/as, entonces no tiene razón de ser.

Se trata de una entelequia, de una estructura que solo sirve para preservar intereses de pseudo dirigentes que han asaltado la función gremial, consiguiendo así desnaturalizar el sindicato de trabajadores y trabajadoras universitarios/as dignos/as de mejor suerte.

En octubre, mes en que deben celebrarse las elecciones de la ASODEMU, o elegimos una directiva auténtica, funcional, que devuelva el gremio al servicio de los intereses de los/as servidores/as administrativos/as o, necesariamente, disolvemos a la ASODEMU.
Neo Carmona
Estudiante universitario

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.