Mientras el pasado jueves asistía a la inauguración de la Bienal de Artes Visuales, recordaba que mucho tiempo atrás, créanlo, teníamos hoy una obra de teatro en cualquiera de nuestras salas, mañana un concierto de la Sinfónica Nacional, después una exposición de cualquiera de los tantísimos artistas plásticos, más adelante una presentación del Ballet Nacional, la puesta en circulación de alguna obra literaria, tertulias de intelectuales... Y me preguntaba: ¿Será el arte la última de las prioridades del Estado, como sospecho? (Si es así, la culpa es de los artistas, que viven en silencio).

    Anunciaba ayer Edesur que los apagones en su zona se deben a trabajos que realiza la Empresa de Transmisión Eléctrica (ETED) para corregir averías provocadas por la depresión tropical Grace. Una excusa en la misma línea expuso hace una semana Edenorte y que provocaron tal fastidio en la región del Cibao que se produjeron protestas callejeras. Ya se trate de averías o de suspensiones programadas, el gobierno Abinader-PRM debe prestar atención porque se están dejando instalar el tema de los apagones como generador de disgustos en la población y le ha matado su discurso de que en su gestión el “se fue la luz” era agua pasada.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.