No ilusionarse

    Compartir

    Muchos dominicanos esperan la vacuna contra la COVID-19 y es comprensible. En los casos de altos niveles de vulnerabilidad podría ser la diferencia entre la vida o la muerte. Si se observa la competencia entre los países ricos, el acceso a las vacunas no será fácil. Es una lucha entre jugadores de ligas mayores, donde hay mucho dinero. Por eso, los países pobres, más allá de las dosis prometidas a través de la iniciativa global liderada por la OMS y dos grupos de defensa de las vacunas: la Fundación Bill y Melinda Gates y la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias (CEPI), tendrán que conformarse con un gotero. Nadie debe ilusionarse.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.

    Compartir