A portarse bien

    Con el decreto 477-21, que libera del toque de queda a la provincia La Altagracia y al Distrito Nacional por haber alcanzado el 70% de la población objetivo vacunada, se inicia en República Dominicana una nueva etapa de lo que se conoce como “covidianidad’’.
    Es una palabra que sintetiza exactamente que debemos aprender a convivir, a retornar a nuestras labores cotidianas, pero con la COVID-19 presente y siempre amenazante.

    Desde el lunes en adelante esas dos demarcaciones, con su retorno prácticamente a la normalidad, se convertirán en el punto de referencia de muchas otras que tratarán de avanzar hacia la meta mínima de vacunados establecida para acceder a esa nueva regularidad.

    No es solamente salir así del fastidio, de la fatiga que implica casi un año y medio en estado de emergencia y con toque de queda; significa también reanimar las actividades productivas, el comercio, la industria y los establecimientos que en lo fundamental dependen de la vida nocturna.

    Pero no estaremos logrando nada si esta flexibilización es mal entendida; si no se mantienen las medidas de bioseguridad y si decae el ritmo de la vacunación, como ha sucedido en otros países.

    Ahí está, luego de publicado el decreto, la voz de alerta de las sociedades médicas especializadas (Pediatría, Infectología, Obstetricia y Ginecología, Neumología y Cirugía del Tórax, Medicina Familiar y Comunitaria), las que coinciden en un punto: la apertura debe ir acompañada de una campaña permanente para que los que no lo hayan hecho acudan a vacunarse, y para que todos cumplamos los protocolos que permitan mantener a raya al virus.

    Hay algo en lo que elCaribe ha sido reiterativo: se debe evitar que toda provincia en la que se logre el 70% de vacunados, interprete que eliminar el toque de queda es el pistoletazo de salida para dar riendas sueltas a los ímpetus reprimidos por la larga temporada de emergencia sanitaria.

    Pésimos podrían ser los resultados de una apertura en la que se relajen los protocolos de seguridad, porque sumaríamos más contagios y muertes que nos retrotraerían a un nuevo confinamiento sin fecha de retorno.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.