PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

El pasado sábado día 16 se iniciaron las celebraciones de Santiago Apóstol El Mayor, la fiesta del “Patrón Santiago”, las patronales como suele identificárseles, que se extenderán hasta el próximo lunes 25 de julio.

Este año, luego de que en 2020 y 2021 se desarrollaron eventos prácticamente simbólicos por el recogimiento que impuso la pandemia, se retorna a actividades presenciales religiosas, culturales, caritativas y de salud, aunque se conserva la virtualidad en muchas otras.

Sus propulsores, entre ellos el Arzobispado de Santiago, la Alcaldía local, la Gobernación Provincial y los ministerios de Turismo y Cultura, enarbolarán el lema “Un pueblo que celebra su fe con fortaleza y esperanza”.

La historia recoge que Santiago fue fundado un 25 de julio de 1495 por el almirante Cristóbal Colón, y es un pueblo que, en palabras del obispo auxiliar, monseñor Tomás Morel, en el acto en que se dio inicio al programa de festividades: “Defiende y celebra su fe, poniendo su esperanza en Dios”.

El de Santiago es un pueblo de gente solidaria, laboriosa y orgullosa de su lar y que independientemente de que se encuentre afuera, en otra provincia del país o en el extranjero, conserva el apego a sus tradiciones.

Los de la de la urbe cibaeña, para los que el limoncillo nunca será quenepa como en la capital ni jobo la ciruela, conservan sus raíces, aunque son muchas las costumbres que han desaparecido.

Sería quimérico pretender que para estas patronales aparezca el juego del “palo encebao” ni muchas otras manifestaciones de nuestro folklore, pero habrá una agenda cultural bastante nutrida con exposiciones, charlas, cultos religiosos y música.

Ojalá que la comunidad se integre a las celebraciones del Patrón Santiago, que haya orden y sirvan para rescatar una tradición que, como la de este tipo de fiestas, se ha ido perdiendo.

Éxito al comité de las patronales de Santiago; que esta festividad sirva para integrar a una comunidad que pueda reencontrarse con su memoria histórica, para que no pierda su identidad, y que esa expresión de idiosincrasia y cultura nacional continúe vigente en las generaciones futuras.

Posted in Editorial
agency orquidea

Más contenido por Redacción