¿Cuál es su destino?

Parece que no. Parece que en esa parte de esta isla no cabe un país como el que soñara Toussaint Louverture. Parece que no. Parece que en ese espacio hirsuto no es posible, por ser estupidez extrema, hablar de civilización. Parece que no. Parece que en ese lugar, donde nace la independencia latinoamericana y la primera liberación antiesclavista del mundo, demandar derechos y deberes lleva a la muerte...Parece que sí. Parece que Haití (y es penoso decirlo desde aquí), a 217 años de su creación, sólo puede ser gobernado bajo un fideicomiso de las Naciones Unidas (que no incluya a la República Dominicana, claro).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.