La Patria que imagino

No imagino a nuestra Patria como esa mujer alta, blanca, bien peinada y perfumada en exceso, que anda de boca en boca de los políticos cada 27 de febrero, sino como una muchacha cobriza, siempre renovada, sencilla en sus palabras; que no usa finos jabones, sino jabón de cuaba; que adorna su pelo con flores y pajaritos y cubre su armónico cuerpo con un vestidito de tela sencilla y multicolor; que no anda con una famosa arca de la abundancia, sino que estimula la conciencia de los hombres y mujeres que trabajan y luchan por un futuro compartido. (Es más, cuando escucho la canción “María del Carmen” así me la imagino...).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.