Peligrosa fiera herida

No hay nada más peligroso en este mundo que una fiera herida acorralada. Pierde toda conciencia (si es que tiene). Llora a mares y pela los dientes a quien se le ponga enfrente. Lanza zarpazos a diestra y siniestra. Ruge incontrolablemente a todo pulmón. Desconoce cualquier norma establecida. Amenaza a sus adversarios y a quienes se muestran indiferentes. Es capaz de escapar del zoológico en que vive. Y, en el colmo de su desesperación, hasta se le puede ocurrir mandar todo al carajo e intentar lo que nadie imagina: un autogolpe de Estado… (¡Ay, se me chispoteó!)... Pero no se ría, que usted conoce bien esa fiera.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.