Reiteración del absurdo

Compartir

Eso de despedir a un simple empleado del Estado, técnico o profesional bien calificado, cumplidor de sus deberes, con vocación de servicio, disciplinado y honrado (aunque no haya quien lo sustituya con iguales atributos), simplemente porque es miembro o simpatizante de un partido opositor, se me antoja una vendetta fundamentalista en un país que necesita aprovechar su mejor talento, más allá de credos y pertenencias, para hacer frente al atraso con eficiencia. Repetir, como lo vemos, esa nefasta práctica es reiterar, a estas alturas del Siglo 21, que el Estado sigue siendo un vulgar premio de lotería electoral.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir