PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

“La uniformidad es la muerte. La diversidad es la vida”, escribió Miguel Bakunin. En efecto, el consenso puede llegar a ser en términos extremos el último e irreversible trecho hacia la tiranía. La unanimidad es una modalidad de la sumisión. Inexplicablemente, esta sociedad, por lo menos en el ámbito político, anda siempre a la búsqueda de consensos, que en el fondo no son más que arreglos dictados por las conveniencias, cuando el testimonio más firme y apreciado de nuestro muy peculiar experimento democrático ha sido precisamente la falta de unanimidad.

La experiencia nacional indica que esos modelos de consenso total no son el sendero más seguro hacia un propósito colectivo. Lo que deberíamos buscar es una forma de pluralidad que nos aleje de una consigna alrededor de la cual podríamos terminar sepultando la libertad y el derecho a ser individuos con personalidad, gustos y defectos propios. La mejor de las garantías de preservación de las instituciones democráticas, con todo y lo débiles que ellas son y han sido, es el desacuerdo. Cuando todos en este país coincidamos, como ya una vez ocurrió en un pasado por desgracia todavía reciente, ese día la libertad habrá acabado.

En sus peores modalidades, la unanimidad, el consenso absoluto, ahuyenta las opciones y despoja a la sociedad de alternativas. No quiero decir con esto que no haya reglas. A lo que me refiero es a la imbecilidad de pretender alcanzar objetivos supremos al través de procedimientos que en la práctica constituyan medidas contra el individualismo; contra el legado más puro y positivo del ejercicio democrático que es la bifurcación, el derecho a escoger entre varias o muchas opciones, aún en los momentos de crisis o emergencia.

La falta de diversidad es perniciosa. Si insistimos en suplantarla acabaremos obligados a leer textos oficiales, perteneciendo a un solo partido o profesando una sola fe religiosa.

Posted in La columna de Miguel Guerrero
agency orquidea

Más contenido por Miguel Guerrero