PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

En medio de la crisis, los brasileños podrían estar preguntándose si los gobiernos del expresidente Lula sacaron a treinta millones de ellos de la pobreza. Frei Betto, uno de los fundadores del Partido de los Trabajadores (PT), miembro del gabinete de uno de esos dos gobiernos y cercano colaborador de Lula, tiene una respuesta.

En declaraciones al periódico español El País hace ya buen tiempo, Betto dijo que el PT “necesita hacer una profunda autocrítica”.

A su juicio, aunque los gobiernos de Lula y el primer mandato de Dilma Rousseff han sido los mejores que ha tenido Brasil cometieron muchos errores en esos doce años.

“Uno de ellos”, dijo,” el haber priorizado el acceso de los brasileños a bienes personales, tales como automóviles, electrodomésticos, televisor en color, teléfono móvil, etc. Debería haberse priorizado el acceso a bienes sociales, como la educación, la salud, la vivienda, el saneamiento, el transporte, la seguridad…”

Como resultado de ello, según Betto “se creó una nación de consumistas y no de ciudadanos”. A causa de ello, y lo que sigue es de extrema importancia para entender muchas de las razones de la situación que se vivió en el gigante latinoamericano con Dilma Rousseff, se generaron los factores del descontento que llevaron finalmente a ese gobierno al precipicio.

El dirigente brasileño lo explica de la manera más sencilla: “De ahí la rabia de amplios sectores que, sacrificados por el aumento de la inflación y el desempleo”, ya no podían comprar “como antes”.

La lección que puede extraerse de la política brasileña es que el acceso simple a bienes de consumo, necesariamente no indica un triunfo contra la pobreza.

La crisis económica terminó engulléndose el bienestar temporal que los gobiernos de Lula llevaron a treinta millones de sus compatriotas.

Un televisor a color, un teléfono celular y un aparato de microondas no hacen a una persona menos pobre.

Posted in La columna de Miguel GuerreroEtiquetas
agency orquidea

Más contenido por Miguel Guerrero