Un sistema simplemente monstruoso

Para que se tenga una idea de la monstruosidad de nuestra práctica política clientelar, sería suficiente irnos a Francia. Como todos sabemos, el país galo es la segunda economía europea, después de Alemania, es miembro del llamado Grupo de los Siete, que reúne a las naciones más desarrolladas del mundo, y posee su propio arsenal nuclear. Lo habitaban 65.7 millones de personas, según cifras del 2002, y su extensión territorial es de 674,843 kilómetros cuadrados, es decir, seis veces la población dominicana y catorce veces la superficie nacional.

En ese país, cuna de ilustres pensadores y artistas, el tope del gasto en campaña presidencial era de 22 millones de euros, unos 25 millones de dólares, equivalentes a unos 1,087 millones de pesos dominicanos, mucho menos de lo que los 32 senadores de esta economía caribeña se engullen en menos de cuatro años en barrilitos y bonos con motivo de la Navidad, los Reyes, el día de las Madres y otras celebraciones en las que la voracidad de nuestros honorables legisladores hacen cada año su agosto, sin contar, por supuesto, los añadidos que a esa fiesta permanente del desorden, la falta de transparencia y el irrespeto a la legalidad representan en probablemente mayor proporción los 190 diputados de la hipertrofiada Cámara Baja.

La diferencia no estriba sólo en las cantidades, porque en Francia excederse de ese tope trae problemas muy serios con la justicia, como podría dar testimonio el entonces presidente Nicolás Sarkosy, objeto con su partido de una exhaustiva investigación relacionada con facturas con las cuales intentaron cubrir el déficit, puesto que todos sabemos aquí que ningún partido rinde cuentas de los millonarios aportes con los que el Estado los subsidia y ni la Junta Electoral y ningún fiscal o juez se atrevería a llamar la atención sobre ello. Ni las auditorías de la Cámara de Cuentas mueven aquí la acción judicial..

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.