Aprender y corregir

Compartir

No importa cuántas veces digamos que seremos o debemos ser agradecidos, felices con lo que tenemos, orgullosos de quienes somos, sin mayores pretensiones, simplemente valorar la persona que somos, nuestras capacidades, nuestras oportunidades y las cosas que logramos.
No importan las muchas experiencias que nos enseñan que no siempre estamos en la dirección correcta.

No parecen ser de mucha utilidad los tropiezos y errores para aprender lo suficiente y no cometerlos más.

Nada parece enseñarnos.

No aprendemos de los fracasos. La lección nos dura solo el tiempo que tardamos en olvidar el mal momento.

La prueba sólo nos obligó a estudiar para pasar con buenas notas, no para aplicar lo aprendido a lo largo de la vida.

La traición nos enseñó a distinguir rostros, no actitudes, palabras, no acciones.

La mentira con que nos hirieron no nos enseñó a valorar la verdad lo suficiente, solo nos llevó a pagar con la misma moneda.

Que nos ocultaran las verdades con mentiras, no nos estimuló a descubrir a los farsantes y ponerlos en evidencia, solo nos hizo ver que en su momento, nosotros también podíamos maquillar las mentiras o simplemente callar ciertas verdades.

No importan las tantas veces que un duro golpe nos estremeció el alma y nos prometimos aprender de ese dolor, al final seguimos siendo los mismos o peores, pues sentimos que nuestra actitud es la correcta.

El camino de la vida suele ser un trayecto de aprendizaje, un rumbo de altibajos en el cual se nos pone a prueba constante, se nos enseña que no todo es hermoso, que nada es fácil y que no todos los que llegan caminarán por siempre con nosotros, pues por múltiples razones, un día se alejarán y cuando uno menos lo espere se encontrará solo.

El recorrido nos llevará de la tristeza a la alegría, del miedo al valor, de la inseguridad a la más absoluta confianza, de la mejor compañía a la más terrible soledad, pero si cada paso no nos deja un aprendizaje que nos ayude a entender y corregir, el de nuestras vidas, terminará convertido en un terreno intransitable, que por un tiempo irrecuperable nos dejará estancados y sin voluntad para continuar.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir