Santos Aquino Rubio
El autor es periodista y abogado.

Cuidemos nuestros valores

El siglo XXI ha sido considerado como el ciclo de las grandes transformaciones por los avances que proporciona la tecnología, cuyo ritmo acelerado obliga a montarse en el veloz tren del conocimiento o quedarse en el pasado. La telefonía y su desarrollo constituyen un ejemplo maravilloso de ese avance con las aplicaciones increíbles a que se tiene acceso.

Sin embargo, conjuntamente con esos avances y la comunicación llana que aproxima al mundo, se han filtrado antivalores a los cuales hay que darle el frente con tiempo, para evitar que la humanidad regrese a episodios como el Diluvio, Sodoma y Gomorra, entre otros acontecimientos bíblicos amargamente trascendentes.

El arte es una secuencia de valores positivos para la humanidad como escuela, entretenimiento y desarrollo del conocimiento, pero hay obras teatrales y “géneros musicales”, cuyos efectos son contrarios a esos valores. República Dominicana ha sido asaltada con ese culto a la vulgaridad, destructor del idioma y tóxico para niños, jóvenes y adultos y debemos asumir controles para evitar la masificación de su divulgación.

Esos reggaetones cargados de expresiones inmorales, invitación al consumo de sustancias prohibidas y de irrespeto a los valores deontológicos, religiosos y culturales, saturan los canales de televisión, la radio y, más aún, los servicios telefónicos que leoninamente debemos poseer y en los cuales no se respeta el debido derecho a la privacidad y al correcto vivir.

Es tiempo de que las autoridades, especialmente, Educación, Telecomunicaciones, Cultura y las oficinas que rigen el derecho de autor y los espectáculos, pongan un alto a la falta de respeto que se está empoderando en el país y creando un daño permanente a los valores que hemos cultivado y defendido por tanto tiempo.

No podemos permitir que, al encender un televisor, sintonizar una emisora y abrir el teléfono, tengamos que soportar esa horrible carga, “esa podredumbre”, de anuncios e informaciones, así como la colocación de temas que conllevan a la destrucción de nuestros valores esenciales.

El país marcha por senderos de recuperación de la economía, de los valores éticos en la gestión del Estado y es pertinente incorporar a esa preocupación el rescate de nuestros valores y de las hermosas tradiciones cristianas y culturales que nos han distinguido siempre. Paremos esa vulgaridad llamada música urbana, si ella no cumple con los requisitos de una nación decente. ¡Actuemos ahora!

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.