¡A tu medida!

Dios es maravillosamente intencional, pero también específico y eso lo hace sumamente especial, independientemente de que «es Dios» es singular, extraordinario y divinamente personal. Tú le importas, hace de tu causa su causa y de tus enemigos sus enemigos. Mientras miras imposibles el señala posibilidades, mientras ves obstáculos él reitera sus promesas… No dice ya te bendije muchas veces, busca llevarte a nuevos niveles de fe para que vivas por todo lo alto tu nueva temporada. Los bruscos estirones o turbulencias del trayecto solo te hacen más firme en tu determinación inquebrantable, porque mientras te apuras Dios se apresura. No te desenfoques en creer algo parecido, esfuérzate en confiar puntualmente y creerle esa promesa específica! Dios hace como le place pero cuando tu fe da en el blanco, se complace!

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.