Abrazos que reinician

Si sientes que el matrimonio te aterra, el amor te amarra y el placer te libera, es porque estás gobernado por el pecado, como el gusano en las entrañas de la manzana. La libertad no viene siempre con alas, pero su sendero es la paz. Cual mariposa, puede hallarse discreta, callada, pero plena de certeza, de modo que ella sea su voz, su conciencia sea su brújula, y el amor su horizonte... Sabes, el amor grita confianza con hechos, mientras el placer finge amor con sus gritos. Dios nos puso un corazón con eternidad, conectado a su Espíritu y tan pronto creemos se activa, inmediatamente nos arrepentimos se limpia y desde que amamos se llena. ¡Por cierto, nada hay más liberador que la descarga de amor contenida en un abrazo!

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.