¡Espejito, espejito!

Puedo entender ese “amor” de algunos por su fiel can... Prefieren refugiarse en quien depende de ellos y se siente obligado a complacerles en cualquier situación, antes que aceptar que ciertas personas están ahí de parte de Dios para hablarles claro. Convendría romper el espejito en la pared que dice siempre lo que queremos oír.

La cobardía producirá siempre leones que ladran mientras la rebeldía entrena a los perros para que rujan. De allí el dicho, “más vale perro vivo que león muerto”, ya que quien ha perdido el carácter apesta a mortandad. En todo caso quédate con un perro que ladra pero no muerde, que con la silenciosa movida de cola de un amigo que ama pero no confronta, porque mejor es la reprensión manifiesta que el amor oculto.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.