¡Mentalidad!

No subestimes al amor de Dios por ti, mucho menos su capacidad de sorprenderte, sus respuestas serán siempre deslumbrantes y contundentes. De tu momento más oscuro él dispuso que de ti salga una luz y brote tal sabiduría como nunca antes surgió, ni siquiera en tu mejor momento vivido. Esa es su gracia inigualable y predeterminada para cada hijo. El punto es, ¿cómo pasar de una mentalidad transaccional, donde nada es incondicional, a una de gracia inmerecida, excesivamente rica en misericordia, nobleza y libertad? ¿Cómo es posible, si de tantas veces rasgarse el alma y romperse el corazón los pedazos no encajan? ¿Cómo aceptar tanto detalle y perfección si desajusta en nuestra realidad? Porque en Cristo las crisis no te definen, te refinan. Su gracia remedia todas las tragedias.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.