¡No fracases!

Creo firmemente que tus palabras te exponen pero tus actos te definen, que las actitudes revelan la condición del corazón y nuestras decisiones, las de nuestra conciencia. Cuando cosas pasan, buenas o malas, nos dan la oportunidad de actuar “desde lo que somos”, no desde el poder que ostentamos. ¿Actúas desde tus fuerzas o desde tu sabiduría... desde el rencor o la apatía? ¿Qué impulso le dobla el pulso a tus instintos? Todos damos de lo que tenemos… ¿Y qué es eso, si no lo que somos? ¿Somos nuestras heridas, el resultado del rechazo o quienes queremos ser? Dar también es demostrar. Mientras experiencias y lecciones pasadas nos obligan a elegir con el intelecto, la verdad nos lleva a hacerlo con el corazón. Recuerda, quien decide por necesidad, fracasa por obligación.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.