No lo factures

No hay traducción monetaria para el amor, porque no es medible ni es una transacción. Expresarlo con regalos es darle fecha de expiración, limitándolo a las emociones que produce y ajustándolo a la vida útil del obsequio. El amor es la gran contradicción del corazón, porque no se ama por dádivas o méritos, amar es la sinrazón que le da propósito y significado a la vida. Amar es divino, es propósito.

Cada cual traduce los sentimientos en la moneda que se adapta mejor a sus intereses. Pero solo el amor desinteresado bendice con creces. El amor que compra no vale y el amor que vale no compra. El amor es la riqueza del niño, la esperanza del solitario y la bendición del puro. Los valientes aman, los maduros lo disfrutan.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.