¡Prefiere tu conciencia!

De aproximadamente siete billones de habitantes, una ínfima cantidad dice no creer en Dios, pero de alguna forma íntimamente todo hombre reconoce que debe el boleto que lo trajo al mundo, llegase en primera clase, económica o cabina. Disciernen entre lo superior, lo sublime y lo supremo. En su humanidad aseguran que somos polvo de estrellas, los más espirituales que somos energía y los bíblicos que “somos su imagen y semejanza”. De estos últimos aprendí el significado de “habitar” al abrigo del Altísimo, ser “su habitación”, algo transformador... El Alto y Sublime habita entre los afligidos ¡qué impresionante!, entre los redimidos, maravilloso, junto a su pueblo, ¡evidente! Tu conciencia es el lobby, tu corazón es el trono, Él es el genio y tú la lámpara, no se frota, se limpia.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.