¡Sed perfectos!

Compartir

Unidad es comunión de mente y corazón, pero vulnerable a la doble moral. La unidad es la comunión de propósito, pero la unanimidad es la convocatoria a Dios para el mismo. ¡La unidad te hace coherente, la unanimidad, poderoso! El llamado a la unidad te expone como un cerro o una cerradura, pues tener una preferencia en el corazón y una conducta en la realidad, desafina.

O un romance fantaseando en el alma y un enlace a la luz pública; o una postura religiosa acérrima y un miserable amor al prójimo, o un discurso carismático y decisiones cobardes. No existe unidad sin integridad, por ello Jesús dijo, sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto. No podemos estar realmente unidos con los demás sin estar de acuerdo con nosotros mismos.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir