¡Solo por fuego!

La gente centrada en sí misma puede tener cierta sabiduría, logros, ser reconocidos o famosos, pero sus hechos se caracterizan por un rechazo directo o indirecto u otros. Presumen su indiferencia, acostumbran obviar personas y logros ajenos intencionalmente, llegando incluso al desprecio. El rechazo, como el desprecio, hiere a profundidad. El rechazo enaniza el carácter, el desprecio mutila la estima, y la indiferencia abofetea la personalidad. ¿Conoces gente que han discutido pasajes bíblicos hasta el enojo, pero no besan a sus hijos? ¿Los que argumentan posiciones políticas o son fanáticos del fútbol hasta ponerse rojos, pero sus sentimientos los tienen bajo cerrojos y no celebran victorias familiares? Ojo, en un mundo ciego el tuerto es rey. Ante esto, oremos, la fe mueve montañas pero solamente el fuego derrite al ego.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.