Bancos de proteína: una opción para dar nutrientes al ganado

Compartir
Frente a la carestía de alimentos para animales, los bancos de proteína son un alivio.

En estos tiempos, especialmente de carestía de suplementos alimenticios para animales, los bancos de proteína pueden contribuir enormemente a reducir su uso, y consecuentemente a ahorrar recursos económicos.

Los bancos de proteínas ayudan a reducir el uso de gallinaza, urea, afrecho, maíz, soya y balanceados comerciales. Un banco de proteína es un área de la finca dedicada al cultivo de plantas de altos valor proteico, leguminosas o no, que se utilizan mediante corte o pastoreo para proporcionar ese nutriente a las reses. Es también enérgico cuando la especie proporciona altos niveles de energía, como la caña de azúcar. Ambos se pueden combinar con buenos resultados, de acuerdo con testimonios de ganaderos y entendidos en la materia.

¿Qué plantas se recomiendan?

Entre las especies más recomendadas por sus altos niveles de proteína y follaje se encuentran la leucena o lino, el guácimo, el piñón cubano y la cratylia

La leucena o lino, suele responder mejor en suelos profundos y negros, hasta una altura de 500 metros sobre el nivel del mar. Soporta inundaciones ocasionales y sequías. No le gustan los suelos ácidos. En el caso del piñón cubano, se adapta bien a una amplia gama de suelos, desde secos a húmedos, incluyendo suelos compactados, ligeramente arenosos, calcáreos y con presencia de piedras. Los calcáreos, son suelos minerales con un alto contenido de carbonato de calcio, cuya formación ha estado condicionada por el clima.

El guácimo tolera una amplia variedad de suelos, pero crece mejor en suelos aluviales y arcillosos de tierras bajas. Mientras, la cratylia crece bien en suelos poco fértiles, bien drenados, con cinco o seis meses de sequía. No crece bien en suelos pesados que tienden a encharcarse. “En general, las especies que se siembran para el banco de proteína deben ser aquellas que aguanten podas frecuentes, que rebroten con facilidad, que tengan rápido crecimiento, buena producción de hojas y que las mantengan en épocas secas. Deben ser las de alto valor nutritivo para el ganado y que se adapten a nuestras condiciones de suelo y clima”, indica la Dirección de Ganadería en un documento sobre el tema, elaborado a propósito del Programa para el Mejoramiento de la Ganadería Lechera en República Dominicana (Megaleche).

Se recomienda sembrar árboles y arbustos forrajeros porque crecen en épocas de sequía, mejoran las condiciones del suelo y mejoran el ambiente por el secuestro del carbono, aumento de la biodiversidad y conservación del agua.

Las siembras más usadas son las de la vía directa

Las formas o técnicas de siembra más usadas son por vía directa, es decir, por semillas o estacas; siembra en fundas y luego trasplante de las plántulas. De acuerdo con conocedores del tema, es el método más costoso, pero da mejores resultados. Cuando los árboles están para aprovechamiento o para corte, se pican y se llevan al comedero de las reses o se puede permitir que éstas consuman directamente las ramas y hojas del árbol o arbusto forrajero.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir