De las soluciones fiscales, el 72 % está en comercio

El plan de control, vía las máquinas registradoras, incluyó las operaciones de venta en efectivo en el territorio nacional.
De las 16,745 Soluciones Fiscales instaladas en República Dominicana –según el corte de finales de 2020 de la Dirección de Impuestos Internos (DGII)- el 72.0% se encuentra en la actividad de comercio, el 14.7% en hoteles, bares y restaurantes y el 3.7% en manufactura.

De esa cantidad el  1.4% está en el sector Transporte y almacenamiento y el 8.1% restante en los distintos sectores de agropecuaria, industrias y servicios. Las características principales de estos sectores son que venden al detalle y su porcentaje de ventas a consumidores finales representó 61.2% del total de sus ventas reportadas en el 2019, dice el organismo recaudador, en el estudio titulado “Soluciones Fiscales: Experiencia Dominicana 2020”. Una Solución Fiscal (antes se le denominó como Impresora fiscal o IF) es un dispositivo que, aunque sirve para imprimir documentos, su objetivo fundamental desde el punto de vista fiscal es registrar las facturas o comprobantes que se emiten y se imprimen en los  puntos de venta.

El estudio de la DGII ofrece una descripción y análisis de los resultados de la aplicación de las Soluciones Fiscales en el país, como mecanismo utilizado para el control de las ventas a consumidores finales. Surgieron como una iniciativa del Plan Anti-Evasión que presentó la institución recaudadora a finales de 2004, orientada a establecer mecanismos de control efectivos para el cumplimiento tributario, y así reducir la evasión del Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS) que representaba el 41.7% de la recaudación potencial en ese mismo año.

El plan abarcó, de manera general, dos grandes ámbitos de control: El de las ventas locales con destino a consumo intermedio (ventas entre empresas o entre contribuyentes, para lo cual se estableció en el año 2007 el sistema de Comprobantes Fiscales o Control de Facturación), y control de las ventas locales con destino a consumo final (control de las ventas realizadas con tarjeta de crédito o débito) . De esta iniciativa surgió la Norma 08-04, de octubre de 2004, que estableció la obligación a las empresas administradoras de tarjetas de retener el ITBIS pagado por los consumidores.

Adicionalmente, el plan de control incluyó las operaciones de venta en efectivo, principalmente efectuadas por consumidores finales. A este ámbito responde el proyecto de Soluciones Fiscales, según recuerda la DGII en su estudio.

En 2008 ya la DGII contaba con mecanismos para el control de las ventas entre empresas y de las ventas con destino a consumo final realizadas con tarjetas de crédito o débito, por lo que  inició la implementación de las Soluciones Fiscales con el objetivo de controlar las ventas con destino a consumo final realizadas principalmente en efectivo. De esta forma, se cierra el ciclo o proceso de control de las operaciones de venta y a la vez complementa de manera efectiva los anteriores mecanismos de control aplicados por la DGII.

Del total de Soluciones Fiscales que se han instalado en el país el 68.1% se encuentra ubicado en el Distrito Nacional, el 9.6% en Santo Domingo, el 5.5% en Santiago, mientras el restante 16.8% se encuentra distribuido en las provincias de La Altagracia, San Pedro de Macorís, Puerto Plata, La Vega, San Cristóbal, entre otras.

“Lo anterior representa una cobertura de 29.0% del total de contribuyentes Soluciones Fiscales. No obstante, estos representaron el 54.9% del total de las ventas a consumidor final de dicho grupo de contribuyentes”, explica la Dirección de Impuestos Internos en su estudio, de finales de 2020.

El porcentaje de ventas para consumidor final

Los datos oficiales indican que del total de ventas reportadas por los contribuyentes en 2019, excluyendo las exportaciones y compras del gobierno, el 52.1 % fueron ventas con destino a consumo final y el restante 47.9 % fue para consumo intermedio o ventas entre empresas. La DGII ha dejado claro que posee mecanismos para controlar las ventas de consumo intermedio, así como las ventas con tarjetas de crédito o débito. “Asimismo, gracias a la implementación de las Soluciones Fiscales se les da seguimiento a las ventas efectuadas a consumidores finales realizadas en su mayoría en efectivo”, indica.

El proyecto de las Soluciones Fiscales da cobertura de por lo menos el 26.8% del total de las ventas a consumidor final. Este porcentaje corresponde a los sectores de ventas al por menor, bares, restaurantes y similares. Según el citado estudio de la DGII, en el año 2018 se reportaron 3,960 contribuyentes con Soluciones Fiscales instaladas, mientras que al finalizar 2019 eran 4,599 contribuyentes, mostrando un crecimiento de 16.1.
Lo anterior se ve reflejado en el aumento de la cantidad de Soluciones instaladas, pasando de 14,743 en el 2018 a 16,745 en el 2019, para un crecimiento de 13.6%.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.