Jorge Vásquez: el de la óptica que te atiende en tu domicilio

Vásquez desarrolló interés por la salud visual desde que ayudaba a su padre.
Se trata de un proyecto que cuenta con servicio personalizado, ofreciendo cristales correctivos y las monturas

La vista es uno de los sentidos más imprescindibles que tienen los seres humanos. Permite descubrir los elementos que lo rodean y se conecta a través de ellos con la naturaleza.

Consciente de la importancia de una buena salud visual para las personas, y más aún en momentos en que por cuestiones personales y de trabajo se imposibilita acudir a los oftalmólogos, Jorge Vásquez decidió emprender con Visual Care, una óptica a domicilio para garantizar el servicio a sus clientes en menor tiempo, ahorrándoles tener que desplazarse de un lado a otro.

El joven de 29 años cuenta a elCaribe que desde muy pequeño sus progenitores lo impulsaban a seguir sus ideales, los cuales estaban marcados por una fuerte personalidad que lo hacía destacar en todas las reuniones a las que asistía. “Desde niño he tenido ese carácter bien marcado y mucha personalidad que me hacían destacar en cualquier lugar. Mi familia lo notó desde muy temprano y me alentaba a crear ideas”, expresa con orgullo.

Vásquez relata que su amor por la salud visual surgió en su infancia cuando ayudaba a su padre en una óptica, ambiente donde conoció todo sobre el negocio y por el cual decidió estudiar optómetra.

El emprendedor inició su proyecto de Visual Care llevando el servicio de los lentes directamente a los clientes por medio de operativos empresariales.

“Decidimos primero hacer operativos empresariales, trasladando todo un equipo de personas e instrumentos bajo contrato con empresas que nos abrieron las puertas en el inicio de mi emprendimiento”, rememora lleno de emoción.

Sostiene que aunque el camino tuvo sus altas y bajas, las experiencias adquiridas en el trayecto le permitieron que su negocio creciera y se convirtiera en lo que es hoy.

Vásquez asegura que su familia ha sido clave en el desarrollo de Visual Care, y explica que de ellos aprendió el valor del trabajo, la responsabilidad y la creatividad para emprender nuevos proyectos. El también mercadólogo nunca se acostumbró a trabajar en el régimen capitalista y es por eso, que a la edad de 19 años tomó un préstamo para iniciar las primeras jornadas de consultas y servicios visuales.

Jorge, a quien le gusta conversar sobre el tema, define a Visual Care, como un negocio destinado a los cuidados, atenciones, respuesta y soluciones para las personas necesitadas. Confiesa, además, que sus clientes son fanáticos de la energía que proyecta en cada entrega.

“Mi negocio es todo para mí, quien me conoce sabe que mi servicio es una viva imagen de quien soy. Yo saludo con un chiste, siempre me estoy riendo, ¡siempre!”, expresa con alegría al hablar de su empresa que tiene 11 años en el mercado.

Efectivo servicio al cliente

El emprendedor ofrece servicio personalizado totalmente, cristales correctivos, monturas, financiamiento disponible y entrega inmediata. Los servicios tienen garantía. Se le puede contactar por vía de las redes sociales @optvasquez o mediante el número 829-982-3438.

“Somos la primera y más funcional óptica a domicilio. El precio que cobramos es 500 pesos. Usted recibe una visita de este servidor que incluye una evaluación optométrica y una exhibición de más de 200 modelos de monturas diferentes.”, detalla.

Precisa que además de los operativos empresariales, el proyecto realizó jornadas de cuidado de la vista en comunidades de bajos recursos, parroquias y escuelas a las que le suministraba los productos a bajo costos. Al preguntarle sobre la rentabilidad de su negocio, afirma que su economía ha cambiado de manera positiva.

Manifiesta que cada día se reinventa creando ofertas atractivas para las empresas y desarrollando una cartera de clientes.

Aconseja a las personas que quieren emprender un negocio a que siempre luchen por lo que quiere hasta conseguirlo. “El miedo no paga facturas, el miedo te puede conseguir un trabajo y el mismo te ayuda a llegar a una meta tan ciega como objetivos trimestrales, los cuales al final del año no te suman ningún crecimiento más que un cheque adicional”, precisa.

El emprendedor insta a los jóvenes a soñar hasta llegar a un camino propio, expresando que cada derrota es más que una lección que te convierte en una mejor persona, más humilde, más gerente, más conserje y más líder.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.