Sin deuda habrá que bajar gastos o subir impuestos

Desde el gobierno se comparten preocupaciones en torno al endeudamiento del país, pero también hay conciencia de que no se puede detener bruscamente la contratación de nuevos préstamos sin afectar el nivel de gastos o sin crear nuevos impuestos.

Esa posición fue planteada ayer por el ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Isidoro Santana, quien dijo que él y otros funcionarios comparten la preocupación de diversos sectores nacionales sobre la deuda del país, pero afirmó que esta todavía no amenaza la estabilidad económica.

El ministro Santana se refirió así a lo que define como coincidencia temporal de que se aprobaran al país dos préstamos por un monto global de mil millones de dólares del BID y del gobierno chino.

“Compartimos la preocupación, pero debe tomarse conciencia de que detener el endeudamiento no es algo que se puede decidir de golpe, pues hacerlo conllevaría drásticas decisiones de gastos públicos o impuestos con implicaciones económicas y sociales”, advirtió.

Recordó que la aprobación de un préstamo por sí solo no es deuda sino hasta que el monto es desembolsado, lo que a veces dura años y, en algunos casos, ni se desembolsa. “Lo que sí se convierte en deuda inmediata es la colocación de bonos en el mercado de capitales, ya que el desembolso se hace de una vez”, aclaró.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.