Situación de Haití podría afectar un comercio de 1,200 millones dólares

Mercado binacional

El intercambio comercial entre República Dominicana y Haití está estimado en 1,200 millones de dólares al año, equivalente a 100 millones de dólares al mes, de acuerdo con datos de la Dirección General de Aduanas (DGA).

Desde hace años las opiniones sobre la posibilidad de que República Dominicana y Haití firmen un Tratado de Libre Comercio (TLC) han sido acogidas por sectores empresariales, del gobierno, economistas y productores avícolas locales, entre otros, quienes entienden que contribuirá a formalizar el comercio hacia ambos lados de la isla.

Con el tiempo, los números parecieron justificar que ese paso se diera, si se parte del interés dominicano. Sin embargo, dada la desproporción de la balanza y la dependencia de Haití de las recaudaciones aduanales, ha parecido poco probable que ese país se embarque en un acuerdo como el descrito.

Mirando hacia atrás, entre el año 2010 y 2017 el intercambio comercial (exportaciones+importaciones) entre República Dominicana y Haití alcanzó los US$7,758.5 millones, de acuerdo con estadísticas del Centro de Exportación e Inversión de República Dominicana (Prodominicana). De esas cifras US$7,600.2 millones correspondieron a exportaciones realizadas por los dominicanos hacia el otro lado de la frontera y apenas US$158.4 millones a importaciones hechas desde Haití. Significa que Haití tuvo en casi siete años una balanza muy desfavorable, con apenas 2 %.

Hace varios años el Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep); la Asociación de Jóvenes Empresarios (Anje); el Ministerio de Industria y Comercio y la Asociación de Productores de Pollos del Norte, entre otros, coincidían en que una negociación bilateral arrojaría resultados positivos, pero dejaban claro que ameritaba un profundo estudio. Estudio en el que no se ha avanzado al nivel que se requiere. Algunos entendidos en la materia han sugerido que dada la importancia comercial que reviste Haití para República Dominicana, lo importante es asegurarlo y formalizarlo, especialmente porque la cercanía territorial permite atender ese mercado por la vía terrestre. “Es poco probable que Haití caiga en eso de firmar un TLC”, indican.

“Cualquier acuerdo entre ambos Estados debe tener presente las posiciones que se establecen en los acuerdos de la Comunidad Económica Europea y el Caricom respecto a Haití. Eso significa que habrían de verse aspectos que van más allá de lo puramente comercial”, han dicho. Los países de la Unión Europea han asociado siempre el destino económico de Haití al de República Dominicana (sobre todo porque entre los dos forman una isla), y en ocasiones se ha exigido más de lo que este país puede hacer por el otro.

Dentro de un TLC, cada país debería defender sus productos, sentarse en la mesa de conversación y definir el tema de la gradualidad de los aranceles, dicen los expertos.

Lo que se envía al otro lado

Entre los productos exportados desde República Dominicana hacia Haití figuran varillas de acero, huevos de ave con cáscara frescos, harina de trigo, pastas alimenticias, arroz partido, jugos, cocos secos, vino tinto, galletas, planchas de zinc, cajas de cartón, arenque, aceites, entre otros. Una parte de ellos llega por canales informales, mucho más por las vedas impuestas por Haití a rubros dominicanos, casi siempre sin notificación previa y elementos concretos que lo justifiquen.

Lo que piensa Adoexpo sobre el contexto actual

La presidenta de la Asociación Dominicana de Exportadores (Adoexpo), Elizabeth Mena, afirmó que la situación creada a raíz del asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moise, y el cierre de la frontera con esa nación, tendrá repercusiones severas en las exportadores por un tiempo indefinido y en la economía de la República Dominicana, hasta tanto se restablezcan totalmente las operaciones y el comercio tome su ritmo habitual.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.