Duterte amenaza con la ley marcial tras el asesinato de soldados que entregaban ayuda por COVID-19

Compartir

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha amenazado, de nuevo, con aplicar la ley marcial tras acusar a los rebeldes del Nuevo Ejército Popular Comunista (NPA) de obstaculizar los esfuerzos del Gobierno para ayudar a los ciudadanos a controlar la pandemia del coronavirus.

"Advierto a todo el mundo, y aviso a las Fuerzas Armadas y a la Policía, que podría declarar la ley marcial. No habrá marcha atrás", ha dicho Duterte este viernes.

El líder filipino acusó a los combatientes del NPA, que actúan en el país desde finales de la década de 1960, de obstaculizar las medidas de socorro en medio de la pandemia del covid-19, diciendo que recientemente han "abatido" a soldados que estaban ayudando en la distribución de ayuda a los ciudadanos, con el objetivo de adueñarse del material. Es por ello que el mandatario prometió "terminar" con todos los miembros del NPA antes de que finalice su mandato en 2022.

Las declaraciones de Duterte llegaron después de que dos soldados fueran asesinados y tres resultaran heridos el pasado martes por combatientes del Nuevo Ejército Popular en la provincia de Aurora, en el norte del país. Según el Ejército filipino, los uniformados sufrieron una emboscada mientras patrullaban el área durante la entrega de ayuda por parte de los servicios de bienestar social en medio de la crisis sanitaria.

Por su parte, los rebeldes han negado interferir en las actividades de ayuda y afirmaron que estaban ayudando a los lugareños a enfrentar la pandemia. En un comunicado destacan también que el presidente quiere culpabilizar a su grupo para encubrir lo que consideran un fracaso de la administración en la lucha contra el covid-19.

El NPA está en la lista de grupos terroristas de la UE y EE.UU.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir