Abinader ha hecho de la consulta su estilo para gobernar

El presidente se reunió el pasado jueves con el liderazgo político para consultarlo sobre qué hacer ante la crisis de Haití.

El presidente Luis Abinader, con su estilo de gobernar a través del diálogo, la consulta y la concertación, ha logrado gobernabilidad en casi 15 meses de gestión, a pesar de la compleja situación económica que vive el país por el impacto de la covid-19 y factores externos que afectan negativamente.

En casi quince meses que lleva el gobierno de Luis Abinader, el mandatario ha convocado el liderazgo político, social y económico al menos cuatro veces para decidir importantes temas de la nación como la reforma fiscal, composición de los órganos extrapoder, enfrentar la inflación y el último fue para escuchar ideas de qué debe hacer el país ante el colapso del Estado haitiano. En el Consejo Económico Social (CES) el gobierno desarrolla un diálogo con quince temas.

En el 2020, Abinader dejó sin efecto nuevos impuestos que había incluido en el presupuesto para este año ante el reclamo de la ciudadanía. Recientemente dijo que consultar forma parte del liderazgo moderno y que eso seguirá haciendo aunque lo critiquen.

“Me dicen, y me critican mucho porque hacemos consultas, y a veces nos convencen de cosas que hemos decidido. Bueno, pues que me sigan criticando porque yo voy a seguir consultando y yo voy a seguir hablando con la gente, tomando decisiones en conjunto y muchas veces convenciéndolos de que eso es lo que más le conviene y otras veces me convencen a mí”, dijo el gobernante tras su discurso en el que informó que no sometería un proyecto de reforma tributaria porque no es el momento. Para consensuar ese proyecto se había informado que visitaría al liderazgo político.

El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define la gobernanza como el “arte o manera de gobernar que se propone como objetivo el logro de un desarrollo económico, social e institucional duradero, promoviendo un sano equilibrio entre el Estado, la sociedad civil y el mercado de la economía”.
Hasta ahora, Abinader ha sido fiel con ese enfoque de gobernar, pues convocó al diálogo nacional a través del CES con una amplia agenda de 15 temas y aunque lo partidos políticos no forman parte de esa instancia, doce que tienen representación en el Congreso, fueron integrados.

Las convocatorias

El pasado jueves el gobernante convocó a los representantes de todos los partidos a fin de escuchar sus puntos de vista de cómo debe proceder el país ante la profundización de la crisis de Haití que está a merced de las pandillas y escases de bienes básicos como combustibles.

Antes, el jefe de Estado canceló un viaje para participar en la cumbre del clima ante la preocupación creciente en el país por la profundización de la crisis del vecino país. Antes de eso, el 18 de agosto, el gobernante convocó a los representantes de diversos sectores a un diálogo nacional para doce reformas que luego se amplió a quince en el CES.

En los inicios de su gobierno, el 3 de septiembre del 2020, el gobernante dejó el Palacio Nacional y visitó al liderazgo político del país con la crisis del covid-19 en agenda, así como la integración de los órganos extrapoder como la Junta Central Electoral (JCE) y la Cámara de Cuentas. En esa ocasión, el gobernante encontró apoyo en su idea de que los miembros de los partidos políticos no ocupen cargos en esas instituciones. Poco tiempo después del Banco Central informar que la inflación anual acumulada a mayo de este año era del 10 %, el gobernante convocó representantes de medios de comunicación, empresarios y comerciantes para buscar medidas conjuntas para paliar la situación.

En medio de la crisis, en país hay gobernabilidad

El aumento de salario que logró el gobierno este año fue luego de una reunión con el sector patronal y laboral, otra prueba de la capacidad de concertación del gobernante. También para el inicio del año escolar presencial, el presidente socializó la decisión con los distintos sectores, incluidos ejecutivos de medios de comunicación. El presidente logró un gran apoyo de todos los actores en el plan nacional de vacunación, incluyendo los partidos políticos de oposición. El toque de queda y el estado de emergencia, eran medidas que estaban provocando crispación en ciertos sectores sociales y el gobierno optó por dejar sin efecto esas medidas a pesar de que la promesa era levantarlas con el 70 % de la población vacunada, pero esa meta no se ha logrado. Con ese enfoque de consultar, escuchar y consensuar, Abinader ha logrado mantener la gobernabilidad a pesar de que hay situaciones que pueden provocar crispación como apagones, inflación, alza en la tarifa eléctrica, entre otros. Las propuestas del mandatario no siempre consiguen apoyo y respaldo, como muestra dos botones. La reforma fiscal no logró respaldo y por eso fue retirada y la propuesta de reforma a la Constitución ha encontrado muchas críticas y rechazo.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.