Cree Manolo, Caamaño y El Moreno fracasarían

Manuel Aurelio Tavares Justo.

Manuel Aurelio Tavares Justo (Manolo) llegó a “las escarpadas montañas de Quisqueya” haciendo honor a un discurso que sustentó a lo largo de su vida y basado en dos principios: el sacrificio y el altruismo, aunque su pasión no le dejó ver que su lucha estaba irremediablemente condenada al fracaso.

El planteamiento lo hace el doctor Manuel Matos Moquete en su libro “Manolo, Caamaño y El Moreno: discurso y acción”, en el cual analiza la narrativa en torno a las vidas de los héroes Manuel Aurelio Tavares Justo (Manolo), Francisco Alberto Caamaño Deñó y Maximiliano Gómez (El Moreno).

Según Matos Moquete, a Manolo, máximo dirigente del Movimiento 14 de Junio y quien murió sublevado en 1963 en Las Manaclas, le faltó estrategia y “bajar el sentido martiriológico de su existencia”, y por eso su derrota fue inminente.

Señala que Manolo, Caamaño y El Moreno se guiaron por el idealismo duartiano. Quizás pasaron por alto, que en la lucha por el poder, las personas suelen guiarse más por su egoísmo, sacrificando sus principios y no tanto por el altruismo.

Observa que la lucha armada desde las montañas tenían el fin de derrocar al gobierno de Joaquín Balaguer y enfrentar al imperialismo norteamericano, pero pasaron por alto que Balaguer era un enemigo sagaz, guiado por las estrategias de Octavio Augusto, César Borgia, el Príncipe de Maquiavelo o Napoleón.

En ese sentido, sostiene que a Manolo, Caamaño y el Moreno le faltó estrategia a estos héroes y bajar el sentido martiriológico de su existencia.

Sobre Manolo, Matos Moquete destaca su formación religiosa, heredera de su familia católica.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.