EEUU apoya y financia nuevo piloto de terapia preventiva para tuberculosis en RD

Santo Domingo, D.N.- El Ministerio de Salud Pública con el apoyo de los Centros de Control de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) realiza la presentación de un piloto para la implementación de un protocolo de terapia preventiva para la tuberculosis por 3 meses con Isoniazida más Rifapentina (3HP) en Servicios de Atención Integral (SAI) priorizados.
Este piloto cuenta con financiamiento del Gobierno de los Estados Unidos, a través los CDC para este año fiscal dentro del plan operativo anual del Viceministerio de Salud Colectiva del Ministerio de Salud Pública. En esta actividad también se presentaron la actualización de las Guías de Coinfección de TB/VIH.

Lo novedoso de esta terapia preventiva, avalada en evidencias científicas de los CDC, es que acorta el actual tiempo del tratamiento (cuyo actual protocolo de aplicación es de 6 a 9 meses) y es igual de efectivo. La importancia de este esquema es que ayudará a los pacientes con VIH a que tengan mejor calidad de vida dado que es administrado una vez a la semana por doce semanas en vez de diario por seis meses bajo el esquema actual.

Los CDC han sido líderes en impulsar innovaciones y avances en el tratamiento y la prevención de la tuberculosis, no solo en los Estados Unidos, sino en todo el mundo.

Esta terapia está basada en los resultados del primer ensayo clínico 31/A5349 presentado en octubre de 2020 por los CDC, junto con colaboradores de la Clínica de SIDA del Instituto Nacional de Salud del grupo de ensayos (ACTG), donde identificaron un régimen de tratamiento diario más corto que fuera tan efectivo al existente de 6 meses para curar la infección de tuberculosis latente susceptible a los medicamentos.

 La tuberculosis es una infección prevenible y tratable, sin embargo continúa siendo una de las enfermedades más letales en el mundo.

La Tuberculosis: enfermedad que ha cedido ante las acciones entre Gob. de EE.UU. y MSP 

La tuberculosis es una enfermedad que cobra la vida de más de 4,000 personas cada día alrededor del mundo. Sus impactos trascienden la salud pública, afectando además los aspectos socioeconómicos para los países de la región de latinoamérica.

En la República Dominicana, la historia del manejo de la infección de tuberculosis ha sido apoyada por el Gobierno de los Estados Unidos por más de una década, poniendo a la disposición epidemiólogos y especialistas de salud pública de los Centros del Control de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC).

Aún con la pandemia del Covid-19 y la sobrecarga que ha representado a todo el sistema de salud pública, incluyendo los servicios de prevención y control de la tuberculosis, hay noticias esperanzadoras y de avance.

Los especialistas de salud pública y epidemiólogos del Gobierno de los Estados Unidos a través de los CDC colaboran estrechamente con el Ministerio de Salud Pública y su división de Tuberculosis para la detección, atención y control de la tuberculosis en la República Dominicana tanto a nivel comunitario, como provincial y a nivel nacional. Además, son asesores técnicos en el Plan Estratégico de la Respuesta Nacional de la Tuberculosis.

Desde el 2011, Los CDC han dado apoyo directo al Ministerio de Salud y al Vice Ministerio de Salud Colectiva para mejorar significativamente el sistema de información, un componente vital para generar información para la toma de decisiones, implementando un sistema de registro electrónico nominal robusto para tener mejor acceso a este. Así como capacitación y seguimiento de CDC para el personal médico de Salud Pública en el ingreso de datos y el seguimiento en pacientes.

Este sistema de información, que ha evolucionado en el tiempo, ha tenido un gran impacto que se ha mantenido hasta estos días en cuanto a la recolección, consolidación, sistematización y análisis de datos sobre el comportamiento de la tuberculosis en el país. Antes de esta metodología, bajo un sistema nominal, la data era recolectada de manera manual y de manera desagregada, requiriendo de mayor tiempo para procesar la información y la elaboración de informes.

Posteriormente en el 2012, la asistencia de la agencia estadounidense incluyó personal técnico adscrito a la División de Tuberculosis del ministerio; primero eran alrededor de 15 personas (en  equipos de dos; un tecnólogo  y un mentor para proveer capacitación en sitio) hasta el año 2019.

Hoy en día, los resultados del sistema y el apoyo tangible de los CDC son múltiples, no sólo ha representado ganancias en tiempo sino en la calidad de la información obtenida, la cual es más precisa y también oportuna, lo cual permite a las autoridades de salud determinar acciones e intervenciones para intervenciones focalizadas, al igual que darles seguimiento más efectivo a los pacientes en su tratamiento a nivel provincial y a nivel nacional.

Es el programa de salud pública donde se han visto los mejores resultados en el tiempo. Así lo asegura el Ingeniero Andrés Lorenzo, coordinador de los sistemas de información de salud pública de los CDC y menciona que, en el 2017, los CDC apoyan nuevamente el desarrollo e implementación de una actualización del sistema de información, lo cual implicó una plataforma basada en web adaptada a las necesidades de ellos y los tratamiento clínicos. De igual manera proporciona asistencia técnica a través del SNS para el desarrollo e implementación de la plataforma de TB (SIOE-TB).

El control de tuberculosis va de la mano con el tratamiento a pacientes de VIH

Mientras, la tuberculosis es una infección que puede afectar a cualquier persona, hay personas más susceptibles dada sus condiciones, como es el caso de las personas viviendo con VIH.  Esto requiere un enfoque integral que responda a reducir las muertes relacionadas a la proliferación de la coinfección. Los CDC desde el 2010, han sido parte de la mesa técnica de coinfección TB/VIH coordinada por la dirección general de control de infecciones de transmisión sexual (DIGECITS) en la elaboración y revisión de guías, normas, protocolos de TB/VIH y para el control de infecciones de tuberculosis por los pacientes viviendo con VIH. La más reciente actualización de la guía nacional de infección TB/VIH fue realizada el año pasado.

Asimismo, los CDC con fondos PEPFAR han impartido entrenamientos y la adecuación de los servicios de VIH priorizados sobre el control de infección de Tuberculosis, incluyendo la señalización, dotación de material de protección como mascarillas, al igual que capacitaciones a los coordinadores de VIH del Servicio Nacional de Salud para servir de replicadores sobre el control de la tuberculosis en los SAI.

Según el Dr. Leonel Lerebours, doctor especialista en tuberculosis y VIH de los CDC en el país, nos comenta que el apoyo técnico a la Respuesta Nacional para el VIH y la Tuberculosis ha sido constante y se ha centrado no solo en la información estratégica, sino también en la mejora de la atención de los pacientes viviendo con VIH (PVV) como es el monitoreo de la adherencia para la reducción de la carga viral a indetectable (si se logra esto, virtualmente el VIH no se transmite) a través de los implementadores (que incluye el Ministerio de Salud y el Servicio Nacional de Salud) para lograr acabar con la epidemia de VIH.

Los CDC seguirán trabajando con los programas nacionales de control de la tuberculosis y VIH, al igual que con el personal médico y de salud pública para contribuir a la reducción paulatina de ambas infecciones en la República Dominicana, que  han cobrado la vida de miles de personas

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.