Fieles incumplen el rito anticovid en Cuaresma

Compartir
Decenas de feligreses hicieron caso omiso ayer, durante el inicio de la Cuaresma, al protocolo sanitario enviado por el papa Francisco a las iglesias, sobre la imposición de las cenizas para esparcirlas en la cabeza y no en la frente, para evitar contagios de la covid-19. La iglesia Santa María de la Anunciación, en el ensanche Quisqueya, fue uno de esos casos.

Decenas de feligreses hicieron caso omiso ayer durante el inicio de la Cuaresma, al protocolo sanitario enviado por el papa Francisco a las iglesias, sobre la imposición de las cenizas al esparcirlas en la cabeza y no en la frente, para evitar contagios y propagación del covid-19.

Durante un recorrido por varios centros religiosos, se observó a los fieles con el referido polvo de color oscuro en la parte frontal de su cara.

Tal fue el caso en la iglesia Santa María de la Anunciación, en el Ensanche Quisqueya.

De acuerdo a su párroco, Ramón Báez, los devotos insistían en que les colocaran las cenizas en el rostro.

Báez explicó que le preguntaron a los devotos dónde querían las cenizas. Sin embargo, estos respondían que en la frente, como en años anteriores.

Asimismo, explicó que otros la solicitaron como lo estableció el Vaticano.

Recordó que asperjar el polvo sobre la cabeza de los fieles se corresponde a un método europeo ya utilizado en Europa durante la Cuaresma.

“La Cuaresma ha iniciado bien y la gente ha acudido. Aquí lo hicimos de dos forma, a los ciudadanos le preguntamos si querían la imposición de las cenizas en la frente o asperjada y como lo solicitaron, así lo hicimos.”, explicó Ramón Báez a elCaribe.

En tanto, que en la parroquia San José Patrocinio, en Villa Consuelo, la ceniza se colocó en todo momento en la cabeza de la persona.

Habichuelas con dulce y Cuaresma

Muchos asocian el inicio de la Cuaresma con la producción y consumo de las habichuelas con dulce, en todos los hogares dominicanos.

Durante esa época religiosa, los dominicanos consumen de forma masiva, el exquisito plato, que de acuerdo al historiador José Guerrero es único y exclusivo de la República Dominicana.
Sería inusual comerse unas habichuelas con dulce fuera de esa época, como sería en Nochebuena o para el Día de los Fieles Difuntos.

El también historiador José Lantigua, explicó a este medio el porqué se asocia el consumo de ese plato con la referida fecha religiosa.

“Tengo entendido que antes, los feligreses tenían que desplazarse de 20 a 30 kilómetros entre cruces de un pueblo a otro durante el periodo de la Cuaresma, en Semana Santa, hacia las ermitas o santuarios para hacer cumplir las promesas y rezar, como es típico durante esos días. Entonces, para tener resistencia durante el trayecto comían habichuelas con dulce, por los ingredientes que tenían calorías como la habichuela, batata, la leche de coco, entre otros. No podían comer carnes, que contienen proteínas, porque está prohibido durante la fecha”, dijo Lantigua.

Nuevo rito

La Arquidiócesis de Santo Domingo anunció el martes una trasmutación en el rito de imposición de cenizas.

De forma tradicional el sacerdote imponía con sus dedos una cruz de cenizas en la frente de los feligreses para dar inicio formal a esa época de recogimiento, oración, sacrificio y solidaridad.

En el Miércoles de Cenizas los párrocos, junto al anterior acto simbólico, repetían a cada uno de los feligreses palabras como “convertíos y creed en el evangelio” o “acuérdate de que eres polvo y al polvo volverás”. Sin embargo, en esta ocasión por mandato del papa Francisco, las autoridades católicas, rociarían el polvo sobre las cabezas de fieles y pronunciarán las palabras hacia la congregación una sola vez.

Padre Francisco Caraballo imponen ceniza en la cabeza de fiel.

Católicos dicen cuaresma inició bien

“La Cuaresma inició muy bien. Hoy la iglesia celebró dos misas y a ambas fui. La gente respetó el distanciamiento y los protocolos sanitarios”, comentó Fátima Mireya, asidua de la iglesia Santa María de la Anunciación, en el Ensanche Quisqueya. Asimismo, José Caraballo, un residente del sector Villa Consuelo, comentó que aunque no es católico visitó una parroquia que lleva ese mismo nombre, al expresar que por motivos de la pandemia de coronavirus sintió la necesidad de asistir el Miércoles de Ceniza al centro religioso. “Esta pandemia ha hecho que cualquiera se doblegue y vaya a la iglesia. No soy católico, pero ya fui a la iglesia. De verdad que me sentí bien”, puntualizó.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir